Crónica España.

Crónica España.

"El Reino Unido vive elecciones generales con perspectivas de cambio"

Las encuestas no dejan lugar a dudas: los laboristas están destinados a ganar después de 14 años de Gobierno conservador en el Reino Unido.

En una jornada histórica, los colegios electorales del país abrieron sus puertas a las 7 de la mañana. Este día marcará la primera elección desde diciembre de 2019, y según todos los sondeos, los laboristas están a punto de lograr una victoria sin precedentes.

Todo apunta a que Keir Starmer será el próximo primer ministro, su popularidad ha ido en aumento mientras que el Partido Conservador ha ido perdiendo terreno debido a las consecuencias del Brexit y la cuestionada gestión de Boris Johnson durante la pandemia.

Después de varios cambios en el liderazgo conservador, parece que Starmer es el favorito para liderar el país. A pesar de la juventud y fortuna de Rishi Sunak, sus políticas migratorias han generado controversia y cuestionamientos sobre su capacidad de gestión.

Starmer afronta su primera elección como líder laborista con un alto porcentaje de intención de voto, posicionándose como la principal alternativa al Partido Conservador.

En un sistema electoral que favorece a las dos principales fuerzas políticas, se espera que el populista Nigel Farage pueda capitalizar votos en escaños para su partido. El Partido Liberal Demócrata ha quedado relegado y las miradas están puestas en Escocia, donde el SNP busca avivar su lucha independentista.

En medio de una tensa campaña electoral, Sunak ha intentado atraer a los votantes advirtiendo sobre un futuro Gobierno laborista, mientras que Starmer ha pedido un mandato fuerte para liderar el cambio en el país después de largos años de gobierno conservador.

Los temas económicos, la sanidad pública y el medio ambiente han sido los ejes de la campaña, pero el futuro del Reino Unido tras el Brexit sigue siendo un reto importante, incluyendo las relaciones con la UE y Gibraltar.

Este día, los británicos mayores de 18 años tienen la oportunidad de votar y decidir el rumbo del país. La participación en las elecciones previas fue del 67,3 por ciento, y se espera que esta jornada sea crucial para el futuro político del Reino Unido.

Una vez se conozcan los resultados de las 650 circunscripciones, Starmer podría convertirse en el nuevo inquilino de Downing Street. El país se prepara para un cambio de ciclo después de una larga era conservadora.