Crónica España.

Crónica España.

El regreso laborista al poder en Reino Unido tras 14 años deja a Sunak y los conservadores en una debacle.

El regreso laborista al poder en Reino Unido tras 14 años deja a Sunak y los conservadores en una debacle.

El primer ministro británico, Rishi Sunak, ha sufrido una contundente derrota electoral que ha llevado al Partido Conservador a perder más de 230 escaños respecto de la legislatura anterior, incluyendo una decena de ministros de su Gobierno. Sunak, asumiendo la responsabilidad del fracaso, ha reconocido que hay mucho que aprender y reflexionar tras este revés inesperado.

Esta debacle conservadora se produce tras un turbulent mandato marcado por numerosas mudanzas en Downing Street en los últimos tres años, con las dimisiones de figuras como Boris Johnson y Liz Truss, quien ha perdido su escaño. Este escenario ha abierto las puertas para que los laboristas, liderados por Keir Starmer, regresen al poder después de 14 años en la oposición. Starmer ha anunciado que "el trabajo del cambio comienza hoy" tras su victoria inesperada.

A pesar de la aparente victoria para los laboristas, el partido solamente ha logrado aumentar en un dos por ciento su apoyo popular respecto de las elecciones de 2019. Algunos analistas señalan que hubo un voto protesta por parte de la comunidad árabe-musulmana, descontenta con la gestión de los laboristas en el conflicto de la Franja de Gaza. Sin embargo, lograron arrebatarle el escaño a George Galloway, líder del Partido de los Trabajadores, que había mostrado un fuerte apoyo al pueblo palestino.

La victoria de Starmer ha sido posible gracias al hundimiento de los conservadores, que ha beneficiado ampliamente al Partido Liberal Demócrata y a Reforma, liderado por Nigel Farage. Otro de los perdedores de la noche ha sido el Partido Nacional Escocés, que no alcanzó las predicciones de los sondeos y vio reducida su representación en casi 40 escaños.

Los nacionalistas galeses de Plaid Cymru han logrado su mejor resultado al obtener cuatro asientos, mientras que los Verdes han mejorado su representación en un escaño. La Cámara de los Comunes ha experimentado un giro hacia la izquierda y ha batido un récord en presencia de mujeres, con 242 asientos ocupados por mujeres en comparación con los 220 de la legislatura anterior.

Ante esta dura derrota, políticos conservadores como Robert Buckland, quien perdió su escaño, han criticado las declaraciones y acciones "incendiarias" de sus colegas de partido. La exministra de Interior, Suella Braverman, también ha cargado contra el partido por "no haber escuchado" a la población a pesar de haber sido votados durante 14 años.