Crónica España.

Crónica España.

El Papa recibe a padres israelí y palestino que compartieron pérdida de hijas: "Una crucifixión común"

El Papa recibe a padres israelí y palestino que compartieron pérdida de hijas:

En una emotiva audiencia general celebrada en el Aula Pablo VI del Vaticano, el Papa recibió a dos padres, uno israelí y otro palestino, quienes han sufrido la pérdida de sus hijas en medio de la guerra. Francisco lamentó que ambos hayan pasado por la misma crucifixión.

Los padres, Bassam Aramin (israelí) y Rami Elhanan (palestino), fueron calificados por el Papa como "dos personas, dos papás", unidos por el dolor de perder a un hijo. Ambos presenciaron la muerte de sus hijas, de 10 y 13 años respectivamente, en el conflicto. En la audiencia, sentados juntos y acompañados por el director de la Libreria Editrice Vaticana (LEV), Lorenzo Fazzini, Francisco los recibió con abrazos y regalos, según informa Vatica News.

Antes de finalizar su catequesis, en la que destacó la importancia de la paciencia como una "vitamina esencial" para seguir adelante, el Papa quiso llamar la atención del mundo sobre la historia de Bassam y Rami.

"Hoy aquí, en esta audiencia, hay dos personas, dos padres. Son los primeros: uno israelí y otro árabe. Ambos han perdido a sus hijas en esta guerra y ambos son amigos; no miran la enemistad de la guerra, sino que miran la amistad de dos hombres que se aman y que han pasado por la misma crucifixión", afirmó Francisco.

Bassam y Rami representaron al 'Parents Circle Families Forum' en la audiencia, una organización formada por familias palestinas e israelíes que buscan la paz duradera, a pesar de sus pérdidas en el conflicto.

En un momento en el que la lluvia impidió que la audiencia se celebrara en la Plaza de San Pedro, el Papa recordó a las "víctimas inocentes de las guerras" y pidió una oración para que "Cristo, con su Resurrección, conceda la paz y el consuelo".

Por otro lado, en vísperas de la Pascua, el Papa Francisco se dirigió por carta a los católicos de Tierra Santa, recordándoles que los lleva en su corazón y rezando por ellos diariamente. Destacó su papel como "antorchas encendidas en la noche, semillas de bien en una tierra desgarrada por los conflictos", y realizó una invitación a todos los cristianos del mundo para que la población de Tierra Santa pueda finalmente alcanzar la paz.