Crónica España.

Crónica España.

El INE revela un aumento del 3,6% en el salario anual de las personas con discapacidad, llegando a los 21.544,2 euros en 2021.

El INE revela un aumento del 3,6% en el salario anual de las personas con discapacidad, llegando a los 21.544,2 euros en 2021.

MADRID, 27 Sep.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado hoy un estudio que revela que el salario medio anual bruto de los trabajadores por cuenta ajena con discapacidad ha aumentado un 3,6% en 2021 en comparación con el año anterior. Sin embargo, sigue siendo un 17,2% menor que el salario de las personas sin discapacidad, que alcanza los 26.030 euros. Estos datos se desprenden de la Encuesta Anual de Estructura Salarial 2021 y de la Base Estatal de Personas con Discapacidad.

De acuerdo con el estudio, la tasa de actividad de las personas con discapacidad en 2021 fue del 34,6%, cifra que se sitúa más de 43 puntos por debajo de la tasa de actividad de la población sin discapacidad.

El informe también destaca que la tasa de ocupación de las personas con discapacidad fue del 26,9%, menos de la mitad que la tasa de ocupación de las personas sin discapacidad. Además, la tasa de desempleo de las personas con discapacidad fue del 22,5%, lo cual representa una cifra superior en 7,8 puntos en comparación con la tasa de desempleo de la población sin discapacidad.

En promedio, el salario bruto anual de los empleados con discapacidad fue de 21.544,23 euros, lo que representa una diferencia del 17,2% en comparación con el salario de las personas sin discapacidad. La brecha salarial entre los trabajadores con discapacidad y los sin discapacidad se sitúa en el 82,8%.

En cuanto a la distribución salarial, el informe destaca que fue similar para ambos grupos, pero un mayor porcentaje de trabajadores con discapacidad se concentró en los salarios más bajos. A medida que aumentaba el nivel salarial, las diferencias salariales entre las personas con y sin discapacidad iban disminuyendo.

En términos de género, el salario promedio de las mujeres con discapacidad fue de 20.193,7 euros, mientras que para los hombres fue de 22.520,2 euros. Esto representa una diferencia salarial del 10,3% a favor de los hombres, una brecha menor que la existente en la población sin discapacidad, donde la diferencia salarial es de un 18,7%.

En relación con el tipo de jornada laboral, el informe destaca que la brecha salarial de los trabajadores con discapacidad es más pronunciada en la jornada laboral a tiempo completo (86,3%) en comparación con la jornada laboral a tiempo parcial (94,8%). Asimismo, la brecha salarial entre los trabajadores con discapacidad con contrato indefinido (81,9%) y los trabajadores con contrato de duración determinada (90,7%) es menor.

En cuanto a los diferentes grupos de ocupación, la brecha salarial más baja se observa en el grupo de operadores y trabajadores no cualificados, con un 82,5%. Además, las personas con discapacidad en puestos de dirección y gerencia, y en puestos técnicos y profesionales científicos, técnicos intelectuales y de apoyo, presentaron mayores diferencias salariales en comparación con las personas sin discapacidad, ya que la brecha salarial se redujo al 91,1% en 2021.

Por otro lado, las diferencias salariales también se observaron en función del tamaño de la unidad de trabajo y de la empresa. Los centros de cotización de tamaño mediano (de 50 a 199 trabajadores) presentaron la brecha salarial más baja, con un 70,8%. En cuanto a los sectores, el sector de Servicios fue el que presentó la brecha salarial más baja, con un 82,5%.

Las mayores diferencias salariales se observaron al considerar el tipo de discapacidad. Las personas con discapacidad física y otras tuvieron los salarios más altos en 2021, superando el salario medio de las personas con discapacidad en un 7,9%. Por otro lado, los trabajadores con discapacidad intelectual tuvieron los salarios más bajos, con una diferencia del 36,3% en comparación con la media de los trabajadores con discapacidad.

Por último, en cuanto al grado de discapacidad, los salarios oscilaron entre los 22.345,5 euros anuales para las personas con un grado menor de discapacidad y los 19.829,7 euros para las personas con un grado mayor o igual al 65% de discapacidad.