Crónica España.

Crónica España.

El Gobierno considera un consorcio fiscal con ERC para Cataluña.

El Gobierno considera un consorcio fiscal con ERC para Cataluña.

El Gobierno de Pedro Sánchez revela que durante las discusiones con Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) se está considerando la posibilidad de establecer un consorcio tributario entre el Estado y la Generalitat, encargado de recaudar el 100% de los impuestos en Cataluña.

Según fuentes gubernamentales, esta facultad de recaudación total está estipulada en el Estatuto catalán. Tanto desde Moncloa como desde Ferraz, se enfatiza que la propuesta que los socialistas presentarán a ERC para obtener su respaldo a la investidura de Salvador Illa se basa en lo establecido en dicho Estatuto.

Las conversaciones están siendo lideradas por el PSC, que todavía no ha reportado ningún avance significativo en la búsqueda de un acuerdo con ERC que pueda abrirle las puertas del Govern a Illa.

Si bien no se han detallado los términos específicos ni el porcentaje de tributos que se asumirían, se ha planteado la posibilidad de un consorcio tributario, propuesta previamente mencionada por Illa durante la campaña electoral de las elecciones en Cataluña.

De acuerdo con el artículo 204 del Estatuto, la gestión de los tributos del Estado recaudados en Cataluña corresponde a la Administración Tributaria del Estado, con la posibilidad de colaboración con la Generalitat.

La existencia de la Agencia Tributaria de Cataluña ya está establecida, y el presidente Pedro Sánchez ha mostrado disposición para desarrollarla según lo estipulado en el Estatuto.

El Gobierno ha estado buscando una solución creativa para la financiación catalana que cumpla con las expectativas de ERC, quienes exigen soberanía fiscal y control total de los tributos.

Sin embargo, la propuesta de abandonar el régimen común de las comunidades autónomas y adoptar un sistema similar al concierto y cupo del País Vasco y Navarra, es considerada inaceptable por el Ejecutivo de Sánchez, quien ha marcado esa línea como un punto no negociable.