Crónica España.

Crónica España.

El contribuyente español promedio desembolsa 3.860 euros en impuestos al año, afirma el Instituto Juan de Mariana.

El contribuyente español promedio desembolsa 3.860 euros en impuestos al año, afirma el Instituto Juan de Mariana.

La presión fiscal en España ha aumentado en las últimas tres décadas, pasando del 32% al 38%.

MADRID, 3 de Abril.

Según el Instituto Juan de Mariana, con una renta salarial media de 34.989 euros al año, los trabajadores deben hacer frente a diferentes cotizaciones y contribuciones que totalizan 8.157 euros por parte de la empresa y 1.731 euros a nombre del trabajador, además de un IRPF de 3.860 euros y un gasto acumulado por IVA de 1.450 euros.

En el marco del inicio de la Campaña de la Renta 2023, el Instituto Juan de Mariana ha presentado el 'Impuestómetro', un análisis que examina la carga impositiva sobre la renta de los contribuyentes en España.

De acuerdo con los cálculos de este Instituto, la carga impositiva sobre el Producto Interior Bruto (PIB) de España ha aumentado del 32% al 38% desde 1995, siendo el 60% de este crecimiento registrado durante el mandato del Gobierno de Pedro Sánchez en los últimos 30 años.

A pesar de esto, España se sitúa ligeramente por debajo del promedio europeo, con una diferencia de casi 3 puntos de PIB (40,9% del PIB en la UE-27). Por lo tanto, España ocupa el puesto número 12 en el ranking de presión fiscal.

No obstante, el Instituto destaca que aunque España tenga una menor presión fiscal en comparación con otros países europeos, esto no significa necesariamente que se paguen menos impuestos en el país, ya que esta métrica es solo una aproximación inicial de la estructura fiscal de los diferentes Estados Miembro.

Según el Instituto, España grava más el capital y el trabajo que el resto de la Unión Europea, lo que explica en gran parte la diferencia de recaudación con el promedio europeo. La menor carga impositiva al consumo y sobre los trabajadores son los principales factores que contribuyen a esta disparidad.

Según sus estimaciones, para igualar la presión fiscal de España con la media europea, sería necesario realizar una subida impositiva de 39.000 millones de euros, lo que significaría que cada hogar debería pagar 2.082 euros adicionales en impuestos.

En comparación, la presión fiscal en Alemania es un 10% más alta que en España, pero los alemanes tienen una renta un 45% superior. Esto subraya la importancia de relacionar la presión fiscal con los niveles de renta de cada país, como señala el estudio.

De hecho, si se ajustara el peso de los impuestos en relación con los niveles de renta en España, la fiscalidad se reduciría en 15.000 millones de euros y las familias pagarían 815 euros menos al año.