• sbado 26 de noviembre del 2022
728 x 90

El Bundesbank afirma que "queda bastante por llevar a cabo" y adelanta mucho más subidas de tipos sin ceder a presiones políticas

img


MADRID, 3 Nov.

El presidente del Bundesbank, el banco central de Alemania, Joachim Nagel, ha subrayado la gravedad de la presente situación, en la que hay una esencial brecha entre la inflación y la misión del Banco Central Europeo (BCE) con lo que va a ser preciso acometer mucho más subidas de las clases de interés sin ceder a presiones políticas a lo largo del desarrollo de normalización monetaria.

"Todavía hay una brecha entre nuestro propósito del 2% y la inflación de hoy del diez,7%. Queda bastante por llevar a cabo, debemos realizar mucho más subidas", aseguró Nagel a lo largo de su intervención en un acto ordenado por Nueva Economía Fórum, donde ha recordado el enfoque "asamblea a asamblea" del Consejo de Gobierno del BCE, que actuará en función de los datos.

En este sentido, el banquero central alemán ha defendido que la situación en la región euro, perjudicada especialmente por las secuelas de la guerra en Ucrania, "es absolutamente diferente a la de Estados Unidos", con lo que a inicios de 2022 no era viable vaticinar lo que sucedió y su encontronazo en la inflación.

De esta forma, Nagel ha insistido en que el BCE debe centrarse en su trabajo, marcado por el orden de seguridad de costos en un medio plazo, pero sabiendo el contexto. "Es un viaje que hemos comenzado, pero es imposible decir en el momento en que acaba", ha resumido.

Asimismo, aparte de proteger la independencia del banco central, el presidente del Bundesbank ha apuntado que capítulos como el vivido en Reino Unido detallan la relevancia de que permanezca una alguna coordinación entre la política fiscal y la monetaria.

En este sentido, ha advertido de que lo que los gobiernos hagan fiscalmente no debería sospechar estímulos fiscales auxiliares y desatar de este modo mucho más inflación, lo que no sería útil para la política monetaria.

"Este reto de achicar la inflación y llevar a cabo lo viable a fin de que la economía optimize solo es viable uniendo sacrificios", ha señalado, agregando que la política monetaria del BCE no esta apuntada a un país específicamente, sino más bien para todo el Eurosistema. "Si los políticos de europa lo comprendieran sería fabuloso", ha rematado.

De este modo, explicó que el nuevo instrumento para combatir contra la fragmentación (TPI por sus iniciales en inglés) es una herramienta de política monetaria desarrollada para situaciones inusuales y no un instrumento de financiación de ciertos países.

Asimismo, al tiempo que ha eludido ingresar a apreciar de forma directa el nuevo impuesto a la banca en España, limitándose a rememorar que hablamos de una cuestión de los políticos y la relevancia de prosperar la resiliencia del sistema bancario en un contexto de subida de tipos y previsible empeoramiento de la coyuntura económica, sí ha subrayado que hacer más ágil el desarrollo relacionado con el fondo europeo de restauración "sería de mucha ayuda" desde el criterio capital.

Noticias de hoy más vistas