• sbado 26 de noviembre del 2022
728 x 90

El BCE afirma que la oportunidad de una recesión no ha de ser explicación para no subir tipos por la inflación

img

MADRID, 6 Oct.

Varios integrantes del Banco Central Europeo (BCE) arguyeron en su última asamblea de política monetaria, conmemorada entre el 7 y el 8 de septiembre, que la oportunidad de una recesión en la eurozona no habría de ser explicación para no subir las clases y frenar la elevada inflación, según se desprende de las actas de tal acercamiento, publicadas este jueves.

Durante el acercamiento, los banqueros centrales aceptaron que una gran parte del encarecimiento de costos de hoy procede de componentes de oferta, si bien concluyeron que "poner bastante énfasis en los inconvenientes de oferta podría sospechar el peligro de denegar visto que la demanda agregada debería ajustarse para frenar la inflación".

De este modo, el Consejo de Gobierno debió enfrentar el "bien difícil problema" de cerciorarse de que l inflación regresa a su propósito a tiempo sin exacerbar de manera superflua una ralentización económica.

"No obstante, se argumentó [por varios banqueros centrales] que los inconvenientes de desarrollo no deberían eludir en ningún caso una aumento contundente preciso de las clases de interés", se desprende del archivo. Además, los especialistas señalaron que sin una reducción a tiempo de la acomodación monetaria, las presiones inflacionistas que proceden de la depreciación del euro podrían elevarse.

En este sentido, los banqueros discutieron sobre que la compromiso indispensable del BCE es contrarrestar efectos de segunda ronda y eludir que las esperanzas de inflación se desanclen y que estos peligros eran mucho más persistentes de lo que sea creía.

Presentado este problema entre desarrollo económico y también inflación, el Consejo de Gobierno determinó que su contestación a las desviaciones en alza del propósito de inflación del BCE habría de ser tan contundente como en el momento en que la inflación había sido bajísima.

Como una parte de esta discusión, una mayoría de banqueros centrales se posicionó en pos de subir las clases de interés en 75 puntos básicos. Durante el acercamiento "se argumentó que accionar de manera contundente en este momento podría eludir la necesidad de subir las clases de manera mucho más acusada después en el período económico.

Aunque la situación de subir tipos en 75 puntos fue mayoritaria, ciertas voces se posicionaron en pos de subir el valor del dinero en 50 puntos. Los banqueros en pos de dicho aumento arguyeron que sería bastante para enviar una señal de normalización monetaria frente al peligro próximo de recesión.

Noticias de hoy más vistas