• lunes 05 de diciembre del 2022
728 x 90

El BCE afirma que el impuesto español a la banca puede lastrar el crédito y solicita repercutirlo al cliente

img

Aboga por que las entidades reflejen en los costes de los préstamos todos y cada uno de los costos pertinentes, "incluyendo las consideraciones fiscales"

El Banco Central Europeo (BCE) ha cuestionado diferentes puntos del impuesto temporal que el Gobierno español desea imponer al ámbito bancario al estimar que el gravamen podría llegar a poner en riesgo una transmisión dinámica de las medidas de política monetaria, agregando que el importe del mismo podría no ser proporcional a la rentabilidad de las entidades y expresando la relevancia de que logre repercutirse a los clientes del servicio.

En su dictamen anunciado este jueves, el BCE ten en cuenta que, desde la perspectiva de la política monetaria, más allá de que los capital netos por intereses de los bancos acostumbran a acrecentar conforme aumentanlos géneros de interés oficiales, este efecto puede compensarse con un menor volumen de préstamos, tal como por pérdidas en la cartera de valores y incrementos en las provisiones como resultado del deteriorode la calidad de la cartera de crédito.

Así, advierte de que la materialización de peligros a la baja en el ambiente de hoy puede achicar de forma importante la aptitud de pago de los deudores y, por consiguiente, el efecto neto de la normalización de la política monetaria sobre la rentabilidad de las entidades de crédito "podría ser probablemente menos positivo, o aun negativo, en un horizonte temporal prolongado".

En verdad, apunta que, ya que la determinación de los receptores del gravamen temporal atiende a los capital totales por intereses y comisiones que corresponden a 2019, posiblemente estas entidades registren unos provecho bajos o pérdidas en el instante en que se recaude de manera eficaz el gravamen.

"Si la aptitud de las entidades de crédito para lograr situaciones de capital correctas se ve perjudicada, esto podría poner en riesgo una transmisión dinámica de las medidas de política monetaria a la economía generalmente por medio de los bancos", advierte.

También, desde la perspectiva de la seguridad financiera, el BCE apunta que, igual que a veces precedentes en las que se pronounció sobre proyectos de impuestos liderados a entidades de crédito en múltiples Estados, no sería deseable emplear los capital que proceden de los impuestos colectados de las entidades de crédito con fines presupuestarios en general si las entidades de crédito fuesen menos resilientes a las alteraciones económicas y, consecuentemente, limitaran su aptitud de entregar crédito.

En la situacion español, el BCE advierte de que la cuenta de una entidad de crédito perjudicada como obligado al pago del gravamen temporal mientras que registre pérdidas netas, distorsionaría de manera significativa y dañaría la resiliencia.

"Además de esto, la app del gravamen únicamente a ciertas entidades de crédito españolas podría falsear la rivalidad en elmercado y dañar la igualdad de condiciones tanto en el país como en toda la unión bancaria", añade.

De esta manera, el BCE sugiere que la iniciativa legislativa vaya acompañada de un análisis completo de las probables secuelas negativas para el campo bancario, especificando su encontronazo concreto sobre la rentabilidad y sobre las condiciones de rivalidad en el mercado, de forma que se garantice que su app no expone peligros para la seguridad financiera, la resiliencia del campo bancario y la concesión de créditos.

Por otra parte, desde la perspectiva de la supervisión prudencial, para el BCE la base sobre la que se establecería el gravamen temporal no tiene presente todo el período económico y no entiende, entre otros muchos, los costos de explotación ni el coste del peligro de crédito, con lo que el importe del gravamen temporal "podría no ser proporcional a la rentabilidad de una entidad de crédito".

De esta manera, a consecuencia de la app general del gravamen temporal, las entidades de crédito que no se favorecen siempre de las condiciones recientes del mercado "podrían ser menos capaces de absorber los probables peligros a la baja de una recesión económica".

REPERCUSIÓN DEL IMPUESTO A LOS CLIENTES

En opinión del BCE, una predisposición genérica que constituya que el gravamen temporal no puede moverse a los clientes del servicio de las entidades de crédito "podría producir indecisión", tal como peligros operativos y de reputación conexos para estas entidades.

A este respecto, el BCE ten en cuenta que espera, por norma general, que las entidades de crédito, de conformidad con las buenas prácticas de todo el mundo, tengan presente y reflejen en los costos de los préstamos todos y cada uno de los costos pertinentes, incluyendo las consideraciones fiscales, en el momento en que proceda.

Por otra parte, la institución apunta que tienen que aclararse qué mecanismos de verificación va a aplicar la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para asegurar el cumplimiento de este requisito, en tanto que "semeja bien difícil distinguir si el gravamentemporal se trasladaría de manera eficaz a los clientes del servicio o no" sabiendo todas y cada una de las situaciones distintas que tienen la posibilidad de ocasionar un aumento de los costes en el contexto de hoy de subidas de las clases de interés, inflación o deterioro de las primas de peligro.

También, para el BCE no está clara cuál va a ser la función de colaboración del Banco de España en el momento de asegurar elcumplimiento del requisito predeterminado de no mover el importe del gravamen temporal a los clientes del servicio y apunta que "podría aclararse mucho más", particularmente, señalando que no equivale a encomendar ninguna labor novedosa al Banco de España.

Noticias de hoy más vistas