Crónica España.

Crónica España.

Díaz Miguel estaba seguro de que íbamos a Los Ángeles para impresionar, afirma Andrés Jiménez.

Díaz Miguel estaba seguro de que íbamos a Los Ángeles para impresionar, afirma Andrés Jiménez.

En un emotivo homenaje organizado por Renfe para conmemorar los 40 años de la medalla de plata obtenida en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de 1984, el exjugador de baloncesto español Andrés Jiménez recordó la determinación del seleccionador nacional Antonio Díaz Miguel en aquel momento. Según Jiménez, Díaz Miguel siempre estuvo convencido de que el equipo español iba a Los Ángeles a dejar su marca en la historia del baloncesto, y así lo lograron.

Con orgullo, Jiménez recuerda los logros previos que llevaron al equipo a aquella histórica medalla de plata, como la victoria sobre potencias baloncestísticas como Yugoslavia y la Unión Soviética. Destaca la importancia de haber sido parte de un equipo que logró romper barreras y alcanzar nuevos niveles de éxito en el baloncesto español.

Para Jiménez, el éxito del equipo español en Los Ángeles fue un hito que marcaría un antes y un después en la percepción del baloncesto en España. Considera que coincidieron diversos factores, tanto deportivos como sociales, que contribuyeron a la popularidad y el reconocimiento del baloncesto como un deporte de referencia en el país.

El exjugador también destaca la importancia de haber sido parte de un equipo que todavía es recordado y admirado por muchas personas, lo que les llena de satisfacción y orgullo. Asegura que haber sido capaz de brindar felicidad a tanta gente es un motivo de gran alegría.

Jiménez rememora el proceso de preparación para los Juegos Olímpicos, incluyendo la intensa temporada de partidos y la falta de descanso antes de la competición. Recuerda con emoción haber llegado a una final olímpica en un entorno tan significativo como el pabellón en el que jugaban los Angeles Lakers.

La final disputada contra el equipo estadounidense fue dominada claramente por estos, hecho que Jiménez atribuye en parte a la falta de preparación y de enfrentarse a un estilo de juego tan diferente al habitual. Considera que unos partidos previos contra un equipo de características similares podrían haber hecho la final más competitiva.

A pesar de la derrota en aquella final, Jiménez valora el impacto positivo que tuvo la medalla de plata en el baloncesto español y en futuras generaciones de jugadores. Considera que aquella gesta abrió nuevas puertas y demostró que España tenía el potencial para competir a nivel internacional en este deporte.