• martes 04 de octubre del 2022
728 x 90

Colau lamenta la queja instantaneamente del 17-A: "Me semeja una profunda ofensa"

img

Asegura que las víctimas "estaban bien irritantes" y piensa que si cargos institucionales fueron a animar "se retratan por si acaso solos"

BARCELONA, 17 Ago.

La regidora de Barcelona, Ada Colau, ha lamentado este miércoles que un conjunto de individuos haya protestado a lo largo del acto de recuerdo y homenaje a las víctimas del atentado del 17 de agosto de 2017 en La Rambla y Cambrils (Tarragona) en el quinto aniversario: "Me semeja una profunda ofensa".

"Me semeja una profunda ofensa que en un acto que está protagonizado por las víctimas, que es un acto de pésame y que está basado en llevar a cabo un minuto de silencio, no este minuto sea respetado", ha reiterado en afirmaciones a los cronistas tras el acto.

Colau, que expresó su solidaridad y cariño hacia las víctimas, ha asegurado que la localidad siempre y en todo momento las va a apoyar y ha lamentado que "un conjunto achicado quisiese publicar sus mensajes políticos ahora mismo".

"Lógicamente que toda la multitud puede protestar, pero está claro que el día de hoy no era el sitio ni la manera ni el instante", con lo que ha solicitado una reflexión colectiva, singularmente de la gente que han protagonizado la queja, que ha pedido que no se vuelva a reiterar jamás mucho más.

Ha explicado que pudo charlar con las víctimas tras el acto y que "estaban bien irritantes y que no comprendían este accionar", y ha recordado que ciertas de ellas asistían al acto desde Holanda, Alemania y Australia.

Ha insistido en que el importancia era para las víctimas y que de ahí que jamás quisieron que el homenaje contara con parlamentos de los políticos: "Está completamente fuera de rincón que alguien vaya allí a realizar un acto de oportunismo o de boicot. Hay otros muchos instantes del día para realizar manifestaciones".

Preguntada por el hecho de la expresidenta del Parlament Laura Borràs se haya acercado a saludar a quienes protestaban, respondió: "Si hay cargos institucionales que fueron a animar esta clase de queja y boicot pienso que se retratan por sí mismos y no es el accionar que se estima de ellos".

Ha añadido que estos hábitos no representan a la mayor parte de la región, ya que cree que Barcelona "se siente representada por esa avalancha de solidaridad y de empatía que escasas horas tras el atentado se volcó en las calles y que tenía clarísimo que lo más esencial eran las víctimas".