Crónica España.

Crónica España.

Ciberdelincuente murciano arrestado en Rumanía con más de 300 denuncias en España

Ciberdelincuente murciano arrestado en Rumanía con más de 300 denuncias en España

Un ciberdelincuente de Murcia ha sido detenido en Bucarest (Rumanía) tras usurpar más de 55 identidades y captar más de 10 millones de euros a través de estafas en Internet. Este individuo contaba con más de 300 denuncias en España y 33 requisitorias de distintos juzgados para su detención o ingreso en prisión.

La Operación 'Kalinka-Tirano', realizada de manera conjunta por la Policía Nacional y la Guardia Civil, ha desmantelado una red criminal dedicada a cometer fraudes en el territorio español. En el marco de esta operación, se ha logrado detener a uno de los ciberdelincuentes más activos en España y se han identificado cientos de cuentas bancarias fraudulentas con movimientos que superan los 10 millones de euros.

La investigación se inició en agosto de 2021, cuando varias personas denunciaron haber sido estafadas después de que sus cuentas de Whatsapp fueran secuestradas. Ante el aumento de denuncias similares, la Policía Nacional y la Guardia Civil coordinaron sus esfuerzos para desmantelar la organización criminal liderada por un individuo de Murcia con múltiples requisitorias judiciales en su contra.

Tras descubrir que el líder de la red se encontraba en Rumanía, las autoridades españolas solicitaron colaboración con la policía de dicho país para su localización y detención. Además, se identificaron a cinco miembros de la organización en diferentes provincias de España, siendo investigados cuatro de ellos.

La operación culminó con el registro en el domicilio del ciberdelincuente en Bucarest, donde se decomisaron una estación de minado de criptomonedas, ordenadores portátiles, tarjetas bancarias fraudulentas, documentos falsificados, entre otros objetos. Además, se descubrieron más de 55 identidades usurpadas y movimientos financieros fraudulentos que superaban los 10 millones de euros.

Esta red criminal utilizaba diversos métodos de estafa, como el phishing, smishing y la técnica del hijo en apuros, para obtener información confidencial y dinero de sus víctimas. El ciberdelincuente detenido utilizaba una impresora industrial para falsificar documentos de identidad y abrir cuentas bancarias fraudulentas, las cuales luego usaba para blanquear el dinero obtenido ilícitamente.