• sbado 01 de abril del 2023
728 x 90

Castilla y León, Asturias, Extremadura y Galicia, las CCAA que mucho más población perdieron en los últimos diez años

img

MADRID, 5 Feb.

Castilla y León, Asturias, Extremadura y Galicia fueron las comunidades autónomas que mucho más han acusado la pérdida de población en los últimos diez años en frente de Baleares, que vió aumentada su población en mucho más de un diez% en exactamente el mismo periodo.

Son datos que ha brindado el Gobierno en una contestación parlamentaria a Vox en el Congreso, que se interesaba por los territorios españoles que experimentan un mayor descenso de su población en los últimos años.

En su contestación, el Gobierno afirma que nueve comunidades autónomas experimentaron una pérdida de población, sin especifcar el nombre de todas y cada una de las zonas, si bien asegura que Castilla y León, Asturias, Extremadura y Galicia han acusado mucho más esta 'sangría' poblacional.

Sin embargo, el Ejecutivo no contribuye cantidades específicas de esta pérdida de población, si bien sí que se refiere a datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) para garantizar que la población en España creció un 1,3% entre el 2012 y 2022.

En este contexto, apunta que la inclinación efectiva de desarrollo poblacional en todo el país no fué extendida puesto que, mientras que este nueve comunidades autónomas perdieron pobladores, otras, como Baleares, han incrementado su población en mucho más de un diez% en exactamente el mismo periodo.

Del mismo modo, el Gobierno asimismo resalta que la inclinación no fué líneal y que en los últimos años se registró un cambio en los factores de movilidad de la población en el territorio, acentuados desde 2020 por la pandemia del Covid.

Así, afirma que mucho más de 4.000 pequeños ayuntamientos han registrado un saldo residencial positivo desde 2018, al paso que, en sentido inverso, las enormes urbes experimentaron la salida de población hacia otros territorios de menor consistencia.

Para batallar este fenómeno de la despoblación, el Gobierno apela a una contestación común de todas y cada una de las gestiones y la colaboación público-privada.