Crónica España.

Crónica España.

Casi el 60% de los jóvenes comienzan a utilizar dispositivos electrónicos a los 10 años, según estudio.

Casi el 60% de los jóvenes comienzan a utilizar dispositivos electrónicos a los 10 años, según estudio.

En la sociedad actual se ha identificado una nueva realidad "figital" donde el teléfono móvil juega un papel fundamental en la transición hacia la adultez

MADRID, 27 de mayo

Un estudio realizado por la Fundación Cibervoluntarios revela que un 57,5% de los jóvenes entre 14 y 19 años adquiere su primer dispositivo entre los 10 y los 12 años, mientras que un 32,6% obtiene su móvil entre los 14 y 16 años. Esto significa que más del 90% de los jóvenes reciben su primer teléfono antes de cumplir los 16 años.

La investigación, titulada 'Mi realidad conectada. Sí, también soy digital', ha contado con la participación de 2.177 jóvenes de toda España en el rango de edad mencionado, así como grupos focales con adolescentes, familias y docentes. El objetivo es explorar la relación de la juventud con la tecnología.

Según Yolanda Rueda, presidenta de la fundación Cibervoluntarios, el estudio aborda la preocupación sobre el uso de estos dispositivos sin caer en una perspectiva "adultocentrista" al incluir la opinión de los propios jóvenes sobre el uso del móvil.

El estudio, dirigido por Inés Dinant, se dividió en dos fases: una cualitativa, con grupos focales de jóvenes, padres y docentes, y una cuantitativa, con la participación de 2.177 jóvenes entre 14 y 19 años. Se buscaba comprender sus experiencias con la tecnología y su impacto en su identidad y relaciones sociales.

Una de las conclusiones destacadas es que recibir el primer móvil marca un paso significativo hacia la adultez, más allá de ser solo una herramienta. Los jóvenes viven en una realidad "figital" donde lo físico y lo digital se entrelazan, utilizando las herramientas digitales para buscar reconocimiento social y expresar su identidad.

El estudio también revela que para los jóvenes la realidad digital y física están conectadas, considerando esencial existir tanto en el mundo físico como en el digital. Asimismo, se destaca que el móvil se convierte en un espacio de vivencia, donde la plataforma utilizada para comunicarse influye en el significado del mensaje.

Se señala que los adultos deben eliminar la separación entre la vida online y offline, reconociendo que todas las actividades tienen legitimidad, independientemente de la plataforma en la que se realicen. Los jóvenes buscan restricciones, pero de manera que les permita una gestión equilibrada de espacios virtuales, aprendiendo a cambiar de un espacio a otro de forma saludable.

Los jóvenes sienten que los adultos son más vulnerables en cuanto al control de la tecnología, y proponen tres palabras clave como solución: "figital, legitimidad y acompañamiento". Esto implica tratar los problemas desde una perspectiva unificada, aceptando que las actividades realizadas a través de la tecnología tienen el mismo valor que las realizadas en persona.

La fundación enfatiza en la educación a través del acompañamiento para comprender la realidad "figital" y promover la legitimidad en todos los espacios, ya sean digitales o físicos. El objetivo es generar un cambio real en la sociedad y demostrar la utilidad de la tecnología, no limitando su uso a un ámbito académico.

En resumen, es fundamental reconocer la importancia de la realidad "figital" en la vida de los jóvenes y adaptarse a un entorno donde lo físico y lo digital se entrelazan de forma indisoluble, permitiendo una convivencia equilibrada y saludable entre ambos mundos.