Crónica España.

Crónica España.

Carlos Alcaraz admite falta de fortaleza mental por agujetas.

Carlos Alcaraz admite falta de fortaleza mental por agujetas.

El joven tenista español Carlos Alcaraz se encuentra en una encrucijada tras su derrota en el Mutua Madrid Open, donde admitió enfrentar problemas físicos y mentales. A pesar de ello, mira con optimismo hacia el próximo torneo en Roma, con la esperanza de superar estas dudas y mejorar su juego.

MADRID, 1 May.

Alcaraz expresó su descontento por la derrota ante el ruso Andrey Rublev en cuartos de final, reconociendo las dificultades físicas que experimentó. Sin embargo, ve aspectos positivos en su desempeño en la capital española y confía en poder crecer en el torneo de Roma, su próximo desafío en la categoría de Masters 1000.

"Perder duele, sobre todo cuando tienes oportunidades y no las aprovechas. Ha sido un día difícil tras el partido de ayer. Tenía tiempo sin enfrentar un partido tan exigente y hoy me levanté con dolores en todo el cuerpo, particularmente en el antebrazo. Eso tuvo un impacto en mi juego", admitió durante una conferencia de prensa.

El jugador, dos veces campeón en la Caja Mágica, no logró imponerse ante un Rublev que realizó una remontada impecable. Alcaraz reconoció su debilidad mental en el encuentro, lamentando no haber estado más fuerte psicológicamente para aprovechar las oportunidades que se le presentaron. A pesar de ello, destaca la semana positiva que ha tenido en Madrid.

"Fue una semana muy positiva, no sabía si iba a poder jugar cuando llegué. Estoy contento por haber llegado a cuartos, disputando buenos partidos a un nivel elevado. Aunque me duela perder, en general considero que ha sido una semana muy buena para mí y mi equipo", celebró.

Alcaraz reflexionó acerca de su juego y la importancia que le da a los momentos clave, buscando mantener su estilo agresivo sin perder su frescura. Además, mencionó la lesión que lo mantuvo inactivo desde el torneo de Miami y cómo afectó su rendimiento en Madrid. Ahora, se prepara para competir en Roma con protección en el antebrazo, esperando enfrentar al reconocido jugador Novak Djokovic.

En resumen, Alcaraz enfrenta un desafío tanto físico como mental, pero se muestra optimista y decidido a superar estas dificultades para continuar creciendo como tenista en el circuito profesional.