• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Calviño comunica una revisión en alza de las previsiones de inflación, que prevé que prosiga en 2 dígitos

img

No aclara si rebajará las previsiones de desarrollo, pero ve "congruente" que lo estén realizando otros organimos en el ámbito de hoy

MADRID, 14 Jul.

La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y para la Transformación Digital, Nadia Calviño, anunció este jueves que examinará "en alza" las previsiones de inflación en el momento en que el Ejecutivo prepare los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2023 y de cara al otoño, en el momento en que remite toda la información a las instituciones de europa.

Calviño, en afirmaciones a RNE agarradas por Europa Press, ha asegurado que las previsiones señalan a que julio proseguirá con el nivel de hoy de inflación, "alta y muy elevada", con lo que se sostendrá en los 2 dígitos, para después comenzar a bajar tras el verano.

"Nuestra previsión es que prosiga estando en estos escenarios superiores y comience a bajar tras el verano pues disponemos un alza de los costes de la energía internacionalmente y los costes del gas se han duplicado", ha señalado Calviño, que ha insistido en que España debe "prepararse" para un ámbito en el que los costos de la energía, los alimentos y otras materias primas "prosiguen muy superiores".

Al lado de ello, y a pesar del descenso del precio del petróleo de los últimos días, la vicepresidenta ha señalado que, en la situacion español, el tirón del turismo lleva en alza los costos de los servicios turísticos para compensar los años negativos de pandemia.

"Las previsiones son continuar en este nivel de inflación alta, muy elevada. Nuestro propósito debe ser posicionarnos cerca de la media europea a fin de que las compañías españolas no pierdan competitividad y compensar y amortiguar el encontronazo negativo sobre los ciudadanos, las compañías y repartir de forma justa el coste de la guerra", ha insistido.

Así, frente este ámbito, Calviño ha adelantado que "está claro" que el Gobierno tendrá que comprobar en alza las previsiones de inflación. El Ejecutivo no hace formalmente estimaciones sobre la evolución de los costos y acostumbra tomar como referencia las previsiones del Banco de España, que señalan para este año a una inflación media del 7,5%.

"LO COHERENTE ES REVISAR A LA BAJA LAS PREVISIONES DE CRECIMIENTO"

Preguntada por si acaso se examinarán a la baja las previsiones de desarrollo, Calviño no ha aclarado si se va a hacer y se ha con limite a decir que se efectúan con "colosal prudencia", que se marchan amoldando a la situación y que, en grupo, "sigue un fuerte desarrollo en España. "Pero el ámbito económico cambió por la guerra y los cortes de suministro de gas y petróleo, que están impactando a la inflación en España", ha añadido.

Exactamente, la Comisión Europea tiene pensado difundir este jueves sus previsiones económicas de verano. Calviño ha asegurado que, independientemente de los datos que ofrezca Bruselas, "todos y cada uno de los organismos están disminuyendo a la baja las previsiones de desarrollo y en alza las previsiones de inflación". "Eso es lo congruente con el ámbito que se generó a causa de la guerra", ha añadido.

En todo caso, ha insistido en que todos y cada uno de los organismos coinciden en que la economía de españa proseguirá teniendo un "desarrollo fuerte", impulsada asimismo por los fondos de europa y el Plan de Recuperación, que da una "base mucho más sólida para enfrentar los desafíos de futuro".

Así, preguntada por si acaso España se dirige hacia una recesión económica, la vicepresidenta ha aseverado que "por ahora" lo que se ve es una economía que medra "a buen ritmo", para la que todos y cada uno de los organismos nacionales y también de todo el mundo proyectan un desarrollo superior al 4% este año.

IR HACIA UNA MAYOR EFICIENCIA ENERGÉTICA

Calviño ha asegurado que "entiende de manera perfecta la inquietud, el enfado y la frustración" de los ciudadanos frente a los superiores costes, pero ha insistido en que el Gobierno está respondiendo "de forma eficiente", con medidas "muy pegadas al lote" y concentradas en contribuir a los ciudadanos a fin de que logren proseguir consumiendo y "teniendo una vida lo mucho más habitual viable".

Preguntada por si acaso España deberá adoptar medidas como las que se piden en Alemania para ahorrar energía (duchas mucho más cortas y con agua fría), la vicepresidenta ha subrayado que la situación de España "no es comparable" ni a la del país germano ni a la de Francia.

En el primer caso, ha recordado que la amenaza que encaran procede del corte de suministro energético por la parte de Rusia dada la dependencia "importante" de Alemania del gas y del carbón ruso. En la situacion francés, aseguró que la mitad de su parque nuclear está parado y está importando energía desde España, donde existe "garantía de suministro y una esencial penetración de las energías renovables".

"Tendremos que tomar entre todos medidas que nos lleven a una mayor eficacia energética, pero sosteniendo nuestro modo de vida por el hecho de que por suerte poseemos una situación diferente", ha concluido.