• sbado 24 de septiembre del 2022
728 x 90

Cajamar ganó 50,1 millones en el primer semestre, el 12,3% menos

img

MADRID, 5 Ago.

Grupo Cajamar consiguió un beneficio neto consolidado de 50,1 millones de euros en el primer semestre del año, lo que piensa el 12,3% menos con en comparación con mismo periodo de tiempo del año previo, por "el refuerzo efectuado a lo largo de este ejercicio en provisiones y saneamiento de activos adjudicados y otros activos financieros por importe de 238 millones de euros".

La tasa de morosidad se ubicaba a cierre de junio en el 2,97%, 1,2 puntos porcentuales bajo el mismo intérvalo de tiempo del año previo, al tiempo que la tasa de cobertura de la morosidad se elevaba al 74,5%, según ha comunicado Cajamar.

La entidad ha señalado que la calidad de los activos ha mejorado con la disminución del activo irregular, que refleja un descenso de 359 millones en los activos inciertos, un 24,3% menos con en comparación con mismo periodo de tiempo del año previo, y de los activos adjudicados netos en 364 millones de euros, un 34,8% inferior al registrado el segundo período de tres meses de 2021.

El margen salvaje se situó en 593 millones de euros hasta junio, merced al impulso de las comisiones, que aumentaron el 23,4% en relación a junio de 2021 debido, esencialmente, a las operaciones de desintermediación --seguros, fondos de inversión, proyectos de pensiones y consumo--, que se acrecentaron un 30,9%.

La entidad ha señalado que la última subida de los modelos de interés acordada por el Banco Central Europeo (BCE) hace vaticinar una visión conveniente de los capital de la actividad bancaria en los próximos trimestres. Los costos de explotación, por su lado, registraron un incremento del 2%.

La entidad ha añadido que los activos totales registraron un incremento del diez,5% interanual hasta los 62.292 millones de euros, en la medida en que el volumen total de negocio gestionado alcanzó los 97.044 millones de euros.

Además, Cajamar ha sostenido que la coyuntura económica de hoy ha propiciado que los elementos gestionados minoristas aumentasen en 3.952 millones de euros, un 9,1% interanual, hasta los 47.188 millones de euros, principalmente por el aumento de los depósitos a la visión en un 14,6%.

Los elementos fuera de cómputo, primordialmente fondos de inversión, se elevaron el 5,4%, más allá de la mala evolución de los mercados en el primer semestre del año. El crédito a la clientela sano medró un 6,4%, hasta los 35.075 millones de euros.

Las coberturas de los diferentes elementos del activo irregular asimismo se vieron reforzadas: la tasa de cobertura de la morosidad se ubicaba a cierre del semestre en el 74,5%, y la tasa de cobertura de activos adjudicados, en el 64,8%, una vez incorporadas las quitas producidas en el desarrollo de adjudicación.

El conjunto cerró junio con 1,6 millones de asociados y 3,6 millones de clientes del servicio, que son atendidos por 5.264 expertos en 868 áreas de trabajo y 158 agencias.

La rentabilidad sobre los propios fondos (ROE) aumentó un punto porcentual con en comparación con cierre de 2021, al situarse en el 2,8%, en la medida en que el coeficiente de solvencia 'phased in' ascendió hasta el 15,7%, con la ratio CET 1 'phased in' en el 13,2% y la 'fully loaded', en el 13%.

La ratio 'loan to deposits' (LTD) se puso en el 83,8%, con una optimización de 2,7 puntos porcentuales con en comparación con cierre del segundo período de tres meses del año previo.

Asimismo, Grupo Cajamar tiene unos activos líquidos libres de 13.382 millones de euros, y tiene una aptitud de emisión de cédulas hipotecarias de 4.075 millones de euros, con lo que cumple los límites demandados por la Autoridad Bancaria Europea. La ratio de cobertura de liquidez (LCR) se situó en el 189,2% y la ratio de financiación permanente neta (NSFR), en el 132,8%.

A 30 de junio de 2022, el 28,8% de su cartera crediticia está socia a ocupaciones de mitigación ambiental y el 28,6%, a ocupaciones de adaptación.

Asimismo, la entidad ha predeterminado un marco de bonos sostenibles bajo el que tiene sosprechado producir bonos sociales, verdes y/o sostenibles como un instrumento eficiente para encauzar inversiones orientadas a fomentar el avance sostenible y la pelea contra la exclusión popular.