• domingo 25 de septiembre del 2022
728 x 90

CaixaBank prevé un encontronazo de 450 millones por el impuesto a la banca: "Es injusto y distorsionador"

img

"Se marcha a gravar a un campo que pertenece a los que tiene menor rentabilidad de la economía"

BARCELONA, 29 Jul.

El asesor encargado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha tachado el nuevo impuesto a la banca de "injusto, distorsionador y contraproducente" y ha advertido de que prevén un encontronazo en las cuentas de la entidad de entre 400 y 450 millones de euros en 2023, esto es, sobre el ejercicio de 2022.

Lo dijo este viernes en la presentación en Valencia de los desenlaces del primer semestre, que la entidad ha cerrado con un beneficio atribuido de 1.573 millones de euros, un 17,1% mucho más con en comparación con mismo periodo de tiempo del ejercicio previo conformemente con perímetros homogéneos y un 23,1% mucho más sin expepcionales socios a la fusión con Bankia.

Gortázar, que ha recordado que hablamos de un tributo no deducible, explicó que este encontronazo sale de unos cálculos preliminares, y que aún no tienen la posibilidad de proyectarlo para el segundo año del impuesto.

Para él es un tributo "injusto", pues se ofrece sobre la base de que el ámbito tiene unos desenlaces excepcionalmente altos, algo que cree que "no es verdad", y ha recordado la baja rentabilidad del campo.

"De 35 compañías del Ibex, 11 cotizan bajo su valor contable, de las que 5 son bancos. Están en la cola de la rentabilidad. No tenemos la posibilidad de ofrecer un impuesto sobre provecho asombrosamente superiores por el hecho de que no hay", dijo.

Y ha añadido: "El ámbito financiero una parte de rentabilidades bajísimas y de ahí que no me semeja conveniente que se grave al ámbito financiero: la rentabilidad del campo es del 5,37%: es bajísima. Eso provoca que todo el campo cotice bajo el valor contable en bolsa, y los inversores ven que tampoco va a mudar a futuro. Vamos a gravar a un ámbito que pertenece a los que tiene menor rentabilidad de la economía".

Asimismo, ha tachado el tributo de "distorsionador" de la rivalidad, pues considera no va a perjudicar a todos por igual, en tanto que solo deberán encararlo las entidades sobre los 800 millones de euros, al paso que hay entidades locales y bancos extranjeros que no llegan a ese umbral.

Y se ha referido a los fondos de inversión: "¿Vamos a dejar que sean mucho más confrontados para financiar a nuestras compañías en España por el hecho de que no tienen ese gravamen?", ha añadido.

También piensa que distorsiona la normativa bancaria europea, por el hecho de que el gravamen prohíbe su influencia a los clientes del servicio, en el momento en que la normativa europea de buena práctica bancaria solicita que repercutan todos y cada uno de los costos en el momento de realizar la novedosa producción de crédito, como los de capital, de financiación, operativos y de crédito, tal como los de naturaleza tributaria.

"Lo que nos está viniendo es una normativa de españa que afirma precisamente lo opuesto. Como país, no nos tenemos la posibilidad de aceptar ir contra la normativa europea, y por supuesto pone a los supervisores en una situación irrealizable", ha advertido.

También dijo que, a consecuencia de la necesidad de tener repercusión los costos en la generación de crédito, hay 2 opciones: o el campo lo repercute y hace caso a la normativa europea y el crédito se encarece, o no lo repercute y por consiguiente muy frecuentemente dejará de ofrecer ese crédito: "Vamos a tener o crédito mucho más costoso o menos crédito".

Para Gortázar, la medida asimismo es "contraproducente", pues las crisis demostraron que, en el momento en que han ocurrido con un ámbito financiero fuerte, el encontronazo fué "menos fuerte y duradero".

"Nos encaramos a un ambiente económico considerablemente más bien difícil, y que la primera medida sea debilitar al ámbito financiero, simplemente es contraproducente", ha concluido.

De hecho, Gortázar explicó que CaixaBank es una entidad muy grande y, por consiguiente, con enormes provecho, algo que ha defendido por el hecho de poder financiar inversiones de una cantidad enorme de millones.

"No deseamos estar a cargo de capital extranjero. Crear entidades enormes como nosotros y alguna otra que hay en España es realmente bueno, pero si la has desarrollado va a ganar bastante dinero: si tienes 50.000 millones, tienes 700.000 inversionistas y todos los que ha aportado una sección y precisa un desempeño, el desempeño es muy grande", ha argumentado.

Por eso, ha llamado a impulsar las considerables compañías y no penalizarlas, y ha insistido en que han ganado mucho más de 1.500 millones, pero con un ROTE del 7,9%, algo que, relacionado con el resto de compañías del Ibex, pone el campo a la cola.

"No tenemos la posibilidad de guiarnos por los enormes números, por el hecho de que entonces vamos a tener compañías pequeñas", y ha añadido que el tejido industrial de España debe tener enormes vencedores para enfrentar otro género de retos.