• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Bruselas desea poder imponer reducciones de consumo de gas a los países de la UE en ocasiones de urgencia

img

Expone recortes voluntarios del 15% del consumo de gas hasta marzo

La Comisión Europea ha pedido este miércoles a los países de la Unión Europea cortar un 15% su consumo de gas de manera facultativa hasta la próxima primavera, una reducción que Bruselas desea poder imponer de manera obligatoria en el caso de alarma para la seguridad de suministro.

"Rusia nos está coaccionando, Rusia está utilizando la energía como arma. Por eso, sean parciales o totales los cortes, Europa precisa estar lista", ha proclamado la jefe del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, en una rueda de prensa para enseñar los datos de su iniciativa para un plan europeo de reducción de demanda de gas bautizado como 'Ahorrar gas para un invierno seguro'.

Von der Leyen ha acusado al Kremlin de comenzar la "presión" reduciendo el suministro a Europa meses antes de la invasión de Ucrania y ha apuntado que ahora mismo la UE recibe "menos de una tercer parte" del fluído que recibía de Rusia en exactamente el mismo periodo de tiempo el año previo.

La política alemana ha apelado asimismo a la "solidaridad" para contribuir a los países "mucho más atacables" por los cortes de gas y defendido la relevancia de que "todos contribuyan al ahorro" de gas en el contexto de un plan que puede proponer reservas para países como España y Portugal que no dependen del comburente ruso.

El Ejecutivo comunitario expone de este modo una exclusiva regulación que le dé poderes para declarar una "alarma europea" de seguridad en el suministro de gas y también imponer reducciones obligatorias de reducción del consumo de gas, anterior solicitud con los Estados integrante, en el caso de escasez o de una demanda extraordinariamente alta.

"Si no se dan adelantos suficientes o la situación se estropea, la Comisión va a poder encender una alarma europea cualquier ocasión para obligar a achicar un 15%", ha ahondado la comisaria de Energía, Kadri Simson, quien ha matizado que Bruselas no intenta "mencionarle a los Estados integrante qué medidas tomar para conseguirlo" si bien sí les da un abanico de opciones probables.

De esta manera, el plan establece un propósito de reducción del consumo de gas del 15% en todos y cada uno de los países de la UE desde el 1 de agosto del presente ejercicio hasta el 31 de marzo del próximo año y también implicará que gestiones públicas, hogares, dueños de inmuebles públicos, distribuidores de energía y la industria van a deber tomar medidas para ahorrar gas.

Para esto, los Estados integrante van a deber actualizar sus proyectos de urgencia antes de finales de septiembre con medidas para cumplir la meta del 15% de reducción de consumo de gas, un jalón del que van a deber reportar al Ejecutivo comunitario cada un par de meses.

Además de esto, esos países de la UE que pidan el suministro de gas solidario van a deber probar que tomaron las medidas primordiales para achicar la demanda en su mercado de adentro.

Como una parte del plan de reducción de demanda, el Ejecutivo comunitario ha planteado asimismo criterios para seguir a la reducción ordenada de la demanda de gas que pasa por substituir el gas por otros comburentes fósiles tal como medidas de ahorro energético en todos y cada uno de los campos.

Además aboga por garantizar el suministro a los hogares, a los centros de salud y otras industrias críticas para el desempeño de la economía y para la competitividad de la UE, con lo que insta a reemplazar el consumo de gas por otros comburentes y a ahorrar energía de tal modo que la UE disponga de sobra reservas de gas de cara al próximo invierno.