• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Bruno Gagliasso protagoniza al lado de Raúl Arévalo 'Santo': "Veo Netflix para globalizarme"

img

MADRID, 14 Sep.

Este viernes 16 de septiembre 'Santo', thriller policial desarrollado por Carlos López ('El príncipe', 'Hache'), llega a Netflix. Bruno Gagliasso protagoniza al lado de Raúl Arévalo la primera serie de la interfaz rodada entre España y Brasil, en concreto en Madrid y Salvador de Bahía. "Es un trueque cultural riquísimo para todos, para espectadores, actores y productores. Es fantástico", asegura el actor carioca que reconoce el poder globalizador del servicio de uso contínuo.

"Utilizo Netflix para globalizarme. En Brasil veo series españolas, alemanas...", apunta en una reflexión a la que se aúna la actriz portuguesa Victoria Guerra. "La cultura es tan diferente y tan fuerte que en la serie se plasma eso", muestra. Además, los dos afirman que el constructor Carlos López es "un enamorado de Brasil. Fue bastante allí y se quedó encantado con todo". Por ello, la oportunidad que este les brindó de trabajar 'in situ' en un emplazamiento como Salvador de Bahía fue una ocasión única. "Salvador es muy particular. Rodar en las ubicaciones fue increíble y asistió mucho a determinar nuestros individuos", arguye Guerra.

Una vez fuera de su país natal, Gagliasso asimismo halló una segunda casa en la ciudad más importante de españa. "Me quedé encantado con Madrid. Madrid me mola. El carácter español se parece mucho al brasileiro pues es caluroso, mira a los ojos, tiene algo particular. Deseo regresar a Madrid", influye el actor frente a la mirada cómplice de otra de sus compañeras, la nominada al Goya Greta Fernández.

En 'Santo', Gagliasso se pone en la piel de Cardona, un policía brasileiro que se infiltra en la secta de entre los narcotraficantes mucho más buscados del mundo. Al llevarlo a cabo, pierde completamente la consciencia de sí, cometiendo actos que no habría hecho en plenas facultades. "Infiltrarse es difícil", dice, "es un sacrificio que varios hacen, pero otros muchos no". Para elaborar el personaje, precisó entender que "es humano, y todos poseemos algo obscuro". "Por eso padecí tanto en la preparación. Lo hablo abiertamente con mis compañeras y mis colegas. No soy el género de actor que no se transporta los papeles a casa. Me los llevo y padezco. Sufrí bastante. Es el personaje con el que mucho más he sufrido mejorando", confiesa.

Para Guerra, que da vida a una muchacha refulgente que tras estudiar medicina en Madrid termina en la secta, asimismo fue un desarrollo profundo. Pero para Fernández, su personaje como integrante del cuerpo español de policía que asimismo busca a Santo, no fue tan difícil. "Susi es la que tiene mucho más luz y no está tan perdida como todos los otros", define la actriz. Debe lidiar con un compañero duro de roer como es Millán (Raúl Arévalo), pero para hundirse en este juego de egos no precisó una preparación tan intensa.

"No me documenté tanto como policía sino fue una cosa mucho más energética y de actitud", cuenta, "cada actor da lo que da, y yo doy lo que doy con la cara y el cuerpo que tengo". "Y había algo en mí que me daba temor, no por edad, por el hecho de que yo podría estar ahí, pero sí que siento que parezco mucho más pequeña. Había algo energético y de actitud que debía elevarlo. Y, más que nada, no hacerme pequeñísima a la vera de Raúl", apunta.

El maligno Santo, a pesar de que de puertas al planeta es un fácil narcotraficante, de todos modos ejercita de líder espiritual de una turbia secta religiosa. Y es en ella donde se sumerge el personaje de Gagliasso que se ve envuento en este planeta prácticamente esotérico el que explora la serie de Netflix, siguiendo el ejemplo de series policiacas tan ovacionadas como 'True Detective'. "Las sectas son una cosa tan clausurada en conjuntos que de ahí que despiertan la curiosidad. Quieres comprender qué le pasa en la cabeza a un individuo para estimar ser parte de algo de esta forma", considera Guerra.

La portuguesa va mucho más allí y muestra que los integrantes de esta clase de organizaciones "son personas normales, como nosotros. Buenas, capaces. Pero pertenecen a esas sectas. Y eso las hace atrayentes". Por último, tanto ella como Gagliasso estiman que "estéticamente son algo bonito" y que tiene cierto magnetisto si bien sea por lo macabro de sus rituales.

Este thriller sobre 2 cuerpos de policía unidos en la caza de Santo está comandado por el director austriaco-brasileiro Vicente Amorim. Además de Gagliasso, Arévalo, Fernández y Guerra, su reparto lo conforman Thomas Aquino, María Vázquez, Iñaki Mur, Maarten Dannenberg, Samuel López o Daniel Horvath, entre otros muchos nombres.