• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Brufau critica que Europa prime la sostenibilidad energética, "olvidándose de la seguridad de suministro"

img

Censura que no está acometiendo "una descarbonización real", sino "exporta emisiones", llevando su producción a países como China

SAN SEBASTIÁN, 21 Jun.

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha criticado que, en materia de energía, Europa "prima la sostenibilidad, olvidándose de la competitividad y la seguridad de suministro" y, además de esto, no está acometiendo "una descarbonización real", sino "exporta emisiones", llevando su producción a países como China, con un encontronazo "muy superior" en el mundo.

A su juicio, la estrategia de descarbonización debe ser "de enorme manera ambiciosa, pero fundamentada en el realismo y sostenida en las habilidades industriales y tecnológicas", algo en lo que Euskadi está "realmente bien posicionada", y tampoco "puede hacerse impactando de forma negativa en la industria".

Brufau participó este martes en el 32 Encuentro empresarial de la sociedad de garantía recíproca Elkargi 'La economía de hoy frente su transformación', ordenado con ocasión de su Junta General de forma anual en el Kursaal de San Sebastián, que ha abierto su presidente, Josu Sánchez, y que ha contado asimismo con la intervención, vía en línea, del vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Ricardo Mourinho-Félix; y de la directiva general anexa de la Organización Mundial del Comercio, Anabel González.

Al acontecimiento han acudido, entre otros muchos, el encargado del Gobierno central en Euskadi, Denis Itxaso, y fué clausurado por el lehendakari, Iñigo Urkullu.

El presidente de Repsol ha opinado que "satanizar comburentes fósiles es un fallo". "Van a estar el día de hoy y en 2050, hay que lograr que tengan carga de carbono menor que la presente y la solución no pasa por electrificarlo todo", ha apuntado.

Además, ha incidido en que "el trilema de seguridad de suministro energético, sostenibilidad y competitividad no tienen la posibilidad de ir separadamente, si bien hasta la actualidad sí lo hicieron, en tanto que en caso contrario no va a haber confort más adelante del mundo". "No disponemos seguridad de suministro, competitividad tampoco pues contamos energía mucho más cara que el resto de zonas del mundo, y sí contamos el énfasis y también relevancia que le ofrecemos a la sostenibilidad", ha incidido.

Tras augurar que "el mundo se marcha a dividir en 2 y la globalización perderá fuerza", ha considerado que "Europa debe realizar una reflexión para poder ver de qué manera nos van a coger las próximas crisis políticas para saber si nos encontramos o no listos para poder tener materias primas minerales suficientes".

También ha señalado que Europa no logró "un mercado único de la energía en Europa, cada país ha tirado por dónde ha amado" y, a su juicio, "antes de charlar de sostenibilidad hay que charlar de qué se quiere "energéticamente en Europa".

"No tenemos la posibilidad de parar la descarbonización, el mundo no posee un buen tiempo para no calentarse mucho más de un nivel y medio o 2 grados y medio, nos quedan 15 o 20 años al son de emisiones recientes para llegar al nivel y medio mucho más y hay que accionar con mucha agilidad", ha reconocido.

En este contexto, ha defendido "desacoplar avance con consumo energía, la energía menos intensiva en carbono y atrapar las emisiones que hacemos, algo de lo que Europa no habla". "Estas tres cambiantes deben condicionar el futuro a nivel de estrategia", dijo.

"Charlamos de tecnología, no la que conocemos el día de hoy, sino más bien la que aparecerá más adelante; de eficacia energética; de generación renovable; de supresión del metano; biocombustibles; comburentes sintéticos; hidrógeno verde; líquidos que tienen la posibilidad de ser descarbonizados, ahí poseemos una parte de la solución; y de de qué forma atrapar el carbono por medio de sumideros naturales o tecnología", aseguró.

Para Brufau, hay "tiempo --no mañana--, pero sí tiempo, para utilizar pragmáticamente sendas de coste mucho más eficaces en derrumbar el CO2". "Y no hayamos ido a derrumbar todo cuanto se desplaza", ha añadido.

Además, ha criticado que en Europa "hay un énfasis en la sostenibilidad, pero un poco o nulo interés en charlar de competitividad y también industria" y "sin industria no hay avance futuro". Brufau ha añadido que, por servirnos de un ejemplo, "se reemplaza el gas ruso por gas de EEUU producido por fracking, en el momento en que está contraindicado o en el momento en que en Álava hay reservas de gas".

"La transición debe pasar hacia una economía mucho más descarbonizada, pero eso transporta tiempo y muchos costos", ha señalado, para avisar de que ese aumento "vino para quedarse y hay que comunicarlo al ciudadano", por el hecho de que es algo que no es dependiente de la guerra de Ucrania, sino es "consecuencia de políticas que priman la sostenibilidad, olvidándose de la competitividad y la seguridad de suministro".

Asimismo, ha aludido a la necesidad de una "gobernanza global" y un "desarrollo transitorio largo para substituir comburentes fósiles por energías con menos emisiones de carbono, que no pasan solo por la electrificación".

"Hay tecnologías que, en corto y medio período, ahora han probado su reducción de emisiones, y el calentamiento no va a venir por la utilización en mayor o menor medida de un vehículo con una tecnología u otra, no condicionemos las tecnologías", ha pedido.

A juicio de Brufau, es imposible denegar que la estrategia de descarbonización "debe ser de enorme manera ambiciosa, sostenida en realismo y en las habilidades industriales y tecnológicas", pero "no puede hacerse impactando de forma negativa en la industria".

El vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Ricardo Mourinho-Félix, vía telemática, ha defendido que hay que "asegurar una transición justa para las zonas mucho más perjudicadas por las medidas contra el cambio climático, absolutamente nadie debe quedar distanciado".

Además, ha advertido de que hay que "realizar un mejor empleo de nuestros pocos elementos públicos y movilizar la inversión privada para la acción por el tiempo y resguardar el medio ambiente". "Sin ella no vamos a tener éxito", ha puntualizado.

Mourinho-Félix piensa que "es el instante de diferenciarse entre una Europa líder y resiliente" y ve "primordial" la inversión de los proyectos y mecanismos de restauración, que tienen la posibilidad de subir la producción europea "a lo largo de un buen tiempo". Ha sobre aviso, no nobstante, que "por sí mismos no alcanzan", en tanto que deben ir acompañados de "reformas estructurales completamente primordiales".

González, por su lado, ha solicitado que "el ámbito privado se sostenga puesto en compromiso con el sistema comercial multilaterial y también invierta en él para llevarlo a cabo mucho más fuerte". También se ha referido a "tres áreas de ocasión", la primera la transformación del comercio mundial, con "cadenas globales de valor mucho más ingrávidas" y el "potencial" del comercio de servicios globales.

En segundo rincón, ha señalado la transición verde, que necesita de políticas "armonizadas" y debe ser "sostenible y durable". Por último, ha mencionado el "impulso a la resilencia económica", apostando por "diversificar y no desglobalizar" el comercio. Además, ha invitado a la "salvaguarda del sistema comercial apoyado en reglas", con reformas "y no retrocesos".

Por su parte, Sánchez ha señalado que Elkargi "tiene un peligro vivo de 1.700 millones de euros y un coeficiente solvencia mucho más 13%", lo que la transforma en "la primera sociedad de garantía recíproca del Estado en lo que se refiere a peligro vivo tiene relación". Además, ha letrado por la creación de un "ecosistema público y privado" para dar resoluciones financieras y financiación a las compañías.

A su juicio, Elkargi es "mucho más precisa que jamás", en el presente ámbito de "incertidumbres", en el que, además de esto, el acompañamiento a la industria es "primordial". Por último, ha letrado por "invertir en demografía para arreglar un inconveniente que puede poner bajo riesgo, por ejemplo cuestiones, el sistema de pensiones en todo el Estado", y por "mantenerse observadores" y "trabajar con fortaleza", en una coyuntura donde "va a ser preciso algún sacrificio".