• sbado 24 de septiembre del 2022
728 x 90

Borrell afirma que las sanciones contra Rusia por la invasión de Ucrania "están funcionando"

img

MADRID, 16 Jul.

El Alto Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea, Josep Borrell, ha asegurado este sábado que las sanciones de todo el mundo contra Rusia por irrumpir Ucrania están "funcionando" y ha pedido "paciencia estratégica" sobre la crisis energética final pues "es el valor a abonar para proteger la democracia".

"Las sanciones necesitan paciencia estratégica por el hecho de que puede tomar bastante tiempo a fin de que tengan el efecto esperado", explicó Borrell en su blog personal en un artículo en el que ha recordado que, desde el comienzo de la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero, Bruselas ha adoptado seis packs de sanciones contra Moscú, dirigidas a prácticamente 1200 personas y prácticamente cien entidades en Rusia.

Borrell ha defendido que las sanciones, entre ellas las limitaciones a la adquisición del petróleo ruso, "prosiguen siendo un considerable instrumento de acción política".

El máximo diplomático de la UE ha reconocido que "Rusia puede vender su petróleo a otros mercados pero este beneficio está con limite por visto que Rusia se ve obligada a sugerir enormes descuentos por cada barril", antes de señalar que esta restricción "libera a Europa de su dependencia energética de Rusia", un tema largo tiempo encima de la mesa de Bruselas.

"Achicar nuestra dependencia energética estructural de Rusia importa bastante pues esta dependencia fué un obstáculo para desarrollar una política europea fuerte en frente de las acciones beligerantes de Moscú", se ha extendido en este sentido, en lo que ha descrito como un desarrollo europeo de "desintoxicación" de la energía rusa.

"Al romper con su dependencia energética, en armonía con su ambición climática, la UE está aprendiendo que la interdependencia no en todos los casos es un instrumento neutral y bueno para todos", ha manifestado.

Borrell ha defendido la efectividad de las sanciones contra Rusia, que está tratando reemplazar en este momento las importaciones por modelos nacionales; una política parcialmente triunfadora en el campo agrícola pero "considerablemente más bien difícil de conseguir" en modelos de alta tecnología.

"Las sanciones a las importaciones de semiconductores, por servirnos de un ejemplo, tienen un encontronazo directo en las compañías rusas que generan modelos electrónicos de consumo, PCs, aeroplanos, vehículos o equipos militares", puso Borrell como un ejemplo.

El diplomático ha sobre aviso de que la guerra "va a ser extendida" y la "prueba" dura, pero "dejar que Rusia predomine significaría aceptar la destrucción de las democracias y la base misma del orden mundial apoyado en reglas de todo el mundo".

A los países mucho más atacables a la crisis, como los africanos, Borrell ha tendido la mano de la UE. "Nos encontramos preparados para asistir con cualquier contrariedad que logren hallar con relación a nuestras sanciones, mientras que los insto a no dejarse mentir por las patrañas y la desinformación de las autoridades rusas respecto a este tema", ha manifestado.

"Ya que no tenemos ganas proceder a la guerra con Rusia, las sanciones económicas y el acompañamiento de Ucrania están en el centro de esta contestación. Y nuestras sanciones comienzan a surtir efecto y lo van a hacer aún mucho más en los próximos meses", ha concluido.