• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Borràs ve "fuera de sitio" interrumpir el minuto de silencio por el 17-A y manifiesta que no saludó al hombre que chilló

img

Pero justifica que hubiese personas demandando "entender la realidad" a los que acepta que sí saludó

BARCELONA, 18 Ago.

La presidenta de Junts, Laura Borràs, ha asegurado este jueves que "está completamente fuera de rincón interrumpir el minuto de silencio" de este miércoles por las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona) de agosto de 2017 y manifiesta que no saludó al hombre que chilló. Pero justifica que hubiese personas con avisos demandando comprender la realidad a los que afirma que sí saludó.

En una entrevista en Catalunya Ràdio obtenida por Europa Press, ha garantizado que ella como los líderes y simpatizantes de Junts hicieron "aprensivo y respetuoso silencio" a lo largo del minuto de silencio, en el que un hombre exclamó 'Les daremos un pequeño susto a los catalanes' y 'Estado español asesino'.

Ha explicado que unos 20 minutos tras el homenaje saludó a un conjunto de individuos que llevaban avisos con lemas 'Demandamos responsabilidades' y 'Deseamos entender la realidad' y que afirma que no tenían nada que ver con el hombre que chilló, al que dijo que no saludó: "No hallará ningún vídeo donde yo haya saludado a esa persona".

"Que hubiese cien personas que demandaran comprender la realidad responde al hecho de que hace cinco años y existen muchos problemas. Familias y víctimas desean aclarar los hechos, y no únicamente ellos, una sociedad que ha vivido estos sucesos debe poder entender qué pasó", ha manifestado Borràs.

Al ser preguntada por la persona que discutió con entre las víctimas tras el homenaje, expresó que "las víctimas son siempre y en todo momento sagradas y los actos a las víctimas asimismo", y ha manifestado que este miércoles era un día en el que las víctimas eran las personajes principales, en sus expresiones.

Por otra sección, Borràs aseguró que proseguirá acudiendo al Parlament a pesar de que la Mesa la suspendiese a fines de julio una vez que se la haya enviado a juicio, y ha asegurado que proseguirá realizando su trabajo desde Junts.

"Que la presidencia del Parlament haya quedado suspendida es un hecho gravísimo, la ocupe quien la ocupe. Que el resultado de las urnas fuera 52% de los votos para el independentismo y que esto no se vea traducido en la gente que recibimos este encargo, o sea lo que nos debe preocupar excepcionalmente", ha asegurado.