• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Bolaños, cuarto integrante del Gobierno de coalición al que recibe el Papa, tras Sánchez, Díaz y Calvo

img

MADRID, 9 Jun.

El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, va a ser el cuarto integrante del Gobierno de coalición al que recibe el Papa Francisco, tras haberse encontrado previamente con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y la exvicepresidenta Carmen Calvo.

Además, el Papa recibió el pasado 18 de marzo a la novedosa embajadora de España frente al Vaticano, Isabel Celaá, que antes asimismo había formado una parte del Ejecutivo como ministra de Educación; y en el mes de mayo de 2019 saludó a la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, al encajar en un acontecimiento sobre avance sostenible y cambio climático en el Vaticano.

Así, Félix Bolaños no es el primer integrante del Gobierno de coalición al que recibe el Papa Francisco. El 11 de diciembre de 2021 recibió a la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, con quien sostuvo un acercamiento de 40 minutos a lo largo de los que charlaron de los decretos legislativos que ha emprendido España para mitigar la crisis.

"El día de hoy me he reunido con el @Pontifex_es en el Vaticano para hablar sobre el trabajo aceptable, la crisis de la Covid-19 y el futuro del mundo. Construir un planeta mucho más solidario y mucho más justo solo es viable con diálogo entre distintas a favor del bien común. Hay promesa", tuiteó poco tras la asamblea Díaz, que calificó el acercamiento de "muy enternecedora".

Además, el 24 de octubre de 2020, el Pontífice ahora sostuvo un acercamiento con el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, que asistió al Vaticano al lado de su mujer, Begoña Gómez.

En aquella ocasión, los dos gobernantes sostuvieron una asamblea de 35 minutos y el Pontífice advirtió a Sánchez del riesgo de las "ideologías" que se "apoderan" de la nación o de las "maniobras" que no argumentan a un acto de servicio.

Por su parte, Sánchez, en un mensaje mediante Twitter, agradeció al Papa el acercamiento y resaltó su coincidencia en "emprender la crisis causada por el COVID-19 desde el multilateralismo y con una observación popular; resguardando a los mucho más atacables y continuando, toda la sociedad unida, hacia un planeta mucho más justo y solidario".

Además, un año antes, el 5 de octubre de 2019, la entonces vicepresidenta del Gobierno y ministra de Presidencia, Relaciones con las Cortes y también Igualdad en funcionalidades, Carmen Calvo, intercambió un saludo "cordial" con el Papa Francisco y con el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, a lo largo del Consistorio Público para la creación de 13 nuevos cardenales, entre ellos, 2 españoles.

Un año antes, el 29 de octubre de 2018, Calvo ahora había acudido al Vaticano para reunirse con el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, para emprender, entre otros muchos temas, la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos. Tras el acercamiento, el Vaticano corrigió a Carmen Calvo sus afirmaciones sobre el contenido de la asamblea.

En preciso, Calvo anunció que el Ejecutivo y la Iglesia habían "acordado" trabajar juntos para "hallar una salida" a la situación de la exhumación que, "por supuesto", ha dicho, no podía ser La Almudena. Si bien, unas horas después, el entonces representante del Vaticano, Greg Burke, precisó que "en ningún instante se pronunció sobre el sitio de la inhumación", si bien vio "oportuna" la solución de examinar otras elecciones al entierro en La Almudena a través del diálogo con la familia.

Unos meses después, en el mes de febrero de 2019, el Gobierno logró pública de manera parcial una carta de la Santa Sede donde el secretario de Estado del Vaticano confirmaba que la Iglesia no se oponía a la exhumación. No obstante, otros extractos de la misiva desvelados mucho más adelante por 'El Sin dependencia', ponían de manifiesto que Parolin asimismo transfería al Ejecutivo español que la exhumación era "rivalidad del Estado español" y que se encontraba "sometido al Derecho y a la Justicia de españa".

Ya en el mes de junio de 2019, el entonces nuncio del Papa en España, monseñor Renzo Fratini, aseveró en un reportaje con Europa Press inmediatamente antes de jubilarse que el Gobierno pretendía "resucitar a Franco" con su emprendimiento para exhumar los restos del dictador del Valle de los Caídos.

"Francamente, hay muchos inconvenientes en el planeta y en España. ¿Por qué resucitarlo? Yo digo que han resucitado a Franco. Dejarlo en paz era mejor, la mayor parte de la multitud, de los políticos, tiene esta iniciativa pues pasaron 40 años de la desaparición, hizo lo que hizo, Dios juzgará. No contribuye a vivir mejor rememorar algo que ha causado una guerra civil", apuntó Renzo Fratini.

A raíz de estas afirmaciones, el Gobierno envió una protesta formal al Vaticano por la "injerencia" del nuncio. Calvo calificó las expresiones de Fratini de "improcedentes y también inadmisibles". La protesta fue entregada por la entonces embajadora de España frente a la Santa Sede, Carmen de la Peña, y ese día, la Santa Sede comunicó que el Papa Francisco había recibido la renuncia del nuncio en España Renzo Fratini, que fue sustituido en el cargo por Bernardito Auza, de hoy nuncio apostólico en España.

El acercamiento del Papa y Félix Bolaños se genera con múltiples temas de fondo que afectan a la Iglesia de españa como la investigación de los abusos sexuales a menores en el seno de la Iglesia de españa o las inmatriculaciones.

Sobre el primer tema, está pendiente que se ponga en marcha la comisión dirigida por el Defensor del Pueblo a través de un conjunto de especialistas para investigar los abusos acontecidos anteriormente en instituciones eclesiales. La creación de esta comisión fue aprobada por el Congreso de los Diputados el mes pasado de marzo, a iniciativa del PSOE y el PNV, en frente de la iniciativa que habían anunciado Unidas Podemos, Esquerra Republicana (ERC) y EH Bildu a fin de que fuera una comisión parlamentaria la que investigara estos abusos.

Respecto a las inmatriculaciones, el ministro de la Presidencia se reunió el 18 de enero de 2022 con el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, y acordaron intensificar el trabajo en este sentido.

Unas semanas después, el 24 de enero de 2022, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, visitó la sede de la CEE y tras el acercamiento, desde las dos partes, se brindaron ediciones opuestas. Según el Ejecutivo, habían acordado que 1.000 de los 34.961 recursos del catálogo de recursos inmatriculados hecho público por el Gobierno fueron inmatriculados inadecuadamente por la Iglesia, al tiempo que los obispos aseguraban que tenía que ver con 1.000 fallos, miles de recursos adjudicados equivocadamente por el Gobierno a la Iglesia pero que no son suyos y, por consiguiente, no tienen la posibilidad de devolver.

El vicedecano del Colegio de Registradores, José Miguel Tabarés, explicó, en un reportaje con Europa Press, que todas y cada una de las características del catálogo de prácticamente 35.000 recursos están "apropiadamente anotadas" y añadió que en el informe entregado por la CEE al Gobierno "en ningún instante diríase que la Iglesia vaya a devolver mil recursos", lo que no significa que no sean de su propiedad.

De hecho, hicieron un muestreo sobre los recursos que a la Iglesia no le constan o sobre los que le faltan datos y concluyeron que los sucesos de exactamente los mismos son los obispados.

Por otro lado, el acercamiento de Bolaños con el Papa se generará un par de días tras la Asamblea final de la etapa diocesana del Sínodo, donde la CEE presentará una síntesis con las proposiciones de los católicos para el Sínodo convocado por el Pontífice para octubre de 2023. Entre los temas que han planteado ciertas diócesis, sobre los que, los católicos estiman que la Iglesia debe realizar una mayor reflexión están el celibato opcional o el sacerdocio femenino.