• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Bin Salmán describió a Biden el homicidio de Jashogi como "lamentable" pero le solicitó que "no imponga valores" de EEUU

img

El príncipe heredero recordó al gobernante de EEUU delitos humanitarios realizados por su país, como las torturas en Abú Ghraib

MADRID, 16 Jul.

El príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salmán, recordó al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, delitos humanitarios como los realizados por los militares estadounidenses en la prisión iraquí de Abú Ghraib, y describió el homicidio del periodista Yamal Jashogi en el consulado saudita de Estambul -- del que la CIA apuntó al príncipe como responsable último -- como un "lamentable fallo" que "no se volverá a reiterar" antes de soliciar a Biden que "no imponga por la fuerza" los valores de su país.

Según hizo entender un responsable anónimo del Gobierno saudita a la cadena Al Arabiya, el príncipe heredero explicó a Biden a lo largo del acercamiento de ayer en Yedá que "la imposición de valores por la fuerza crea desenlaces contraproducentes", en una reacción a la presión ejercida por Biden a lo largo de la asamblea, donde el príncipe heredero repitió su inocencia.

Jashogi, columnista del períodico 'The Washington Articulo', asistió el 2 de octubre de 2018 al consulado saudita en Estambul a agarrar unos papeles para lograr casarse con su prometida, Hatice Cengiz. Sin embargo, jamás mucho más se supo de él, sus restos no fueron encontrados y los servicios de Inteligencia turcos y occidentales señalan a que la orden de matarlo solo podría proceder de las mucho más categorías superiores del reino saudita.

Más allá de que en un primer instante Riad negó comprender del paradero de Jashogi, al final aceptó que fue ejecutado y desmembrado en el consulado, delito por el que ocho personas fueron condenadas, pero siempre y en todo momento negando una supuesta implicación de la familia real.

De hecho, y según la versión oficial, Bin Salmán aseguró a Biden que su país había tomado "todas y cada una de las medidas primordiales sobre el 'hecho' de Jashogi". De acuerdo con la versión saudita, el príncipe comunicó a Biden que "lo que sucedió con Jashogi fue poco afortunado", y repitió que el país ha "tomado todas y cada una de las medidas legales, dentro indagaciones y juicios.

"El Reino asimismo puso en marcha medidas para eludir que semejantes fallos vuelvan a suceder más adelante", parafraseó al príncipe el responsable anónimo saudita.

Sin embargo, y a lo largo del acercamiento, el príncipe saudita apuntó que "accidentes" como este tienen la posibilidad de acontecer en cualquier lugar de este mundo, y añadió que en exactamente el mismo año otros cronistas fueron asesinados en otros sitios.

En el acercamiento, y según comentan estas fuentes saudíes, Bin Salmán recordó a Biden lo ocurrido en la prisión iraquí, epicentro de un escándalo de torturas en 2004, en el momento en que las fotografías de maltratos a los presos brindaron la vuelta al planeta y desembocaron en el encarcelamiento de siete militares estadounidenses.

Por consiguiente, "es esencial comprender que cada país tiene valores distintas y ha de ser respetado", según el príncipe, quien asimismo informó a Biden de que si EEUU solo tratase con países que distribuyen el cien por ciento de sus valores y principios, "entonces no tendría países con los que charlar salvo los de la OTAN".

El príncipe saudita asimismo sacó a colación la situacion de la periodista palestina estadounidense Shirín abu Aklé, asesinada en el mes de mayo según conclusiones del Gobierno palestino refrendadas por la ONU como consecuencia de un tiro de las fuerzas de seguridad israelíes, y sobre el que EEUU se ha ceñido a la versión israelí, que ha aceptado la oportunidad pero ha rechazado un asesinato deliberado.