• domingo 25 de septiembre del 2022
728 x 90

Bildu ofrece endurecer el código de buenas prácticas de la banca y también integrar sanciones

img

MADRID, 12 Jun.

EH-Bildu aboga por actualizar y agrandar el código de buenas prácticas bancarias para prosperar las condiciones de protección para personas con adversidades en el caso de impagos o enfrentamientos con la banca, prolongar su obligación a todas y cada una de las entidades enlazadas y predecir un régimen sancionador en frente de probables incumplimientos.

Estas son tres de las proposiciones agarradas en la petición consecuencia de la interpelación urgente apuntada por esta capacitación a la vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en la sesión de control al Gobierno de esta semana en el Congreso.

En ella, su representante económico, Oskar Matute, denunció que ninguna entidad ha cumplido verdaderamente este código de buenas prácticas, "por el hecho de que en el momento en que advierten el mucho más mínimo impago le pasan el activo en el fondo de inversión relacionado". Y este, como no había firmado el código, señalaba Matute, no posee la obligación de cumplirlo.

Asimismo, Bildu ofrece en su petición, a la que tuvo ingreso Europa Press, agrandar las medidas de protección y prohibición en frente de los desahucios para personas sin opción alternativa habitacional en la futura Ley de Vivienda y asignar a parque público de alquiler popular las características de la Sociedad de administración de Activos que proceden de la Reestructuración Bancaria (Sareb), el últimamente nacionalizado 'banco malo'.

En este sentido, esta capacitación solicita ceder la propiedad o empleo de los activos a otros organismos públicos que desarrollen políticas de vivienda popular por medio de convenios precisos con las comunidades autónomas para su administración.

Por otro lado, Bildu añade otro punto en su petición para reclamar al Gobierno la elaboración de un plan fiscal en un máximo de seis meses con plazos para el retorno progresivo de las proporciones inyectadas a lo largo del salve bancario.

Matute esgrimía frente Calviño que el campo bancario no está en adversidades, en frente de otros mucho más damnificados por la crisis causada por la pandemia o la inflación y que, además de esto, se iban a conocer favorecidos con la inminente subida de tipos, con lo que solicitaba esta devolución "por el momento no por solidaridad o empatía", sino más bien "por compromiso".