• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Bielorrusia demanda un ataque con misiles lanzados desde Ucrania

img

MADRID, 2 Jul.

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, ha asegurado que las defensas antiaéreas de su país interceptaron múltiples misiles lanzados desde Ucrania contra su territorio.

"Nos están ocasionando. Os informo de que hace tres días o es posible que alguno mucho más procuraron agredir instalaciones militares de Bielorrusia desde el territorio de Ucrania", aseguró Lukashenko en el transcurso de un acto oficial por el Día de la Independencia de Bielorrusia.

"Pero merced a Dios los sistemas de defensa antiaérea Pantsir consiguieron interceptar todos y cada uno de los misiles lanzados por las Fuerzas Armadas de Ucrania", ha apuntado, según recopila la agencia de novedades bielorrusa BelTA.

En cuanto a las acusaciones de colaboración bielorrusa con Rusia en su ofensiva sobre Ucrania, Lukashenko ha asegurado que "no hay ni un solo soldado bielorruso peleando en el territorio de Ucrania". "Os lo aseguro con un juramento", ha remachado.

Por otra sección, el gobernante bielorruso ha recordado que hay "decenas" de camioneros bielorrusos retenidos en Ucrania. "Se llevaron sus camiones. Han fallecido 2 camioneros y comentan que fue un bombardeo de los rusos. Han troceado los cuerpos de los fallecidos a fin de que no se logre entender que fueron tiroteados, pero lo hemos descubierto. ¿Esto qué es? ¿Nacionalismo? ¿Es nazismo? Esto es fascismo", ha remachado.

"La historia se reitera. El monstruo se ha alzado en Ucrania (...). Están tratando hacer una imagen del enemigo que nos incluye a nosotros, los ucranianos", ha aseverado.

Lukashenko ha señalado que el "nuevo nazismo se alza en su altura". "Lo observamos en la voracidad geopolítica de nuestros vecinos occidentales que anhelan el territorio de Bielorrusia y Ucrania y charlan ahora sin pudor abiertamente de una viable anexión", se ha lamentado.

En especial ha criticado a los países bálticos, que "están tan ofuscados con llevar a cabo daño a la economía bielorrusa que están prestos a sacrificar a su pueblo. El habitual accionar fanático".