• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

BBVA consigue los cien.000 clientes del servicio en Italia y estudia prolongar ese modelo digital a otros países

img

Torres da por terminada la temporada de operaciones transfronterizas

MADRID, 19 Sep.

BBVA, que lanzó en Italia su iniciativa de banca digital el mes pasado de octubre, consiguió lograr los cien.000 clientes del servicio en el país, un número sobre sus esperanzas.

Así lo ha señalado el presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, en un reportaje con el períodico italiano 'Corriere de ella Sera', donde resalta que piensan en prolongar a otros países el modelo italiano, caracterizado por una banca digital gratis.

"Nos encontramos muy satisfechos. Italia es un país con una tasa de ahorro altísima, con un tejido industrial muy sólido. Creemos que garantizamos de los mejores servicios de banca móvil inteligente de todo el mundo y deseábamos invertir en este país, donde ahora nos encontramos presentes ya hace mucho más de 40 años. Ahora la modalidad digital te deja llevarlo a cabo a costos marginales mucho más bajos que anteriormente, sin la carga de abrir sucursales físicas, por poner un ejemplo", ha recalcado el presidente de BBVA.

En la entrevista, que recopila Europa Press, Torres da por terminada la temporada de operaciones transfronterizas al no estar claro el ahorro de estas operaciones y frente a la llegada de la banca a distancia, que "deja economías de escala antes inconcebibles".

"La verídica ocasión perdida fue la iniciativa del presidente del Eurogrupo, Pascal Donohoe. El mercado único, con el fondo de garantía de depósitos único, es un paso definitivo hacia la unión bancaria. Tener 27 sistemas distintas carece de sentido", ha señalado.

A nivel global, la entidad adquirió solo en el primer semestre del año 5,3 millones de clientes del servicio, de los que el 55% procede del canal digital.

Respecto a las subidas de las clases de interés, Torres ha señalado el cambio de ámbito gracias a la irrupción del Covid-19 y a la invasión de Rusia a Ucrania, que "está destinada a tener impactos muy profundos".

"Vivimos un periodo de enorme indecisión que va a tener consecuencias estructurales. Los países y las industrias procuran una exclusiva autonomía estratégica y, como un ejemplo, solo hay que meditar en los chips. Esperamos que Europa entre en recesión en el tercer y cuarto período de tres meses pero confiamos en que la espiral de costos-sueldos no se genere", ha señalado.

Carlos Torres hizo hincapié a lo largo de la entrevista en que la sostenibilidad "marcha en el momento en que tiene sentido económico".

"La sostenibilidad es la mayor disrupción de los tiempos modernos. Bajar de 51 gigatoneladas de emisiones a cero va a suponer inversiones enormes, calculadas en 275 billones de dólares estadounidenses (275,8 billones de euros), equivalentes al 8% del PIB mundial de aquí a 2050. Estas inversiones no van a existir si carecen de sentido económico", ha incidido.

Torres cree que estas inversiones son muchos enormes para que los estados las acepten por sí solos, y ha señalado que más allá de que en un inicio la entidad había premeditado inversiones de cien.000 millones entre 2018 y 2025, eligieron recientemente duplicar ese umbral, puesto que en el primer mes del verano la cifra se ubicaba en 112.000 millones.