• mircoles 07 de diciembre del 2022
728 x 90

Barcelona'92, el 30 aniversario de la mejor cita olímpica del deporte español

img

BARCELONA, 25 Jul.

Barcelona cumple este lunes 25 de julio el trigésimo aniversario de la celebración de los Juegos Olímpicos, los únicos que ha albergado hasta la actualidad España y que para bastantes prosiguen siendo considerados los más destacados de la historia, con el añadido de que marcaron un antes y un después en el deporte olímpico español, que logró su mejor resultado hasta hoy con 22 medallas.

Desde que el 17 de octubre de 1986, Juan Antonio Samaranch, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), anunciara que la ciudad más importante catalana iba a acoger los primeros Juegos en territorio español, la localidad y el comité organizador, encabezado por Josep Miquel Abad, se afanaron en elaborar una cita que no quedara en el olvido tanto a nivel organizativo como deportivo con unas infraestructuras de primer nivel y de enorme legado y una Villa Olímpica abierta al mar. Hasta la mascota, el 'Cobi' de Javier Mariscal, era renovadora.

En poco mucho más de cinco años, Barcelona estuvo lista para ofrecer la bienvenida a los mucho más de 9.300 atletas, 430 españoles, y los 169 países que compitieron, ciertos noticiosos como el Equipo Unificado que acogió a los deportistas de las repúblicas rusas de la extinta URSS salvo Lituania, Estonia y Letonia, una Sudáfrica libre tras el objetivo del apartheid y con Nelson Mandela en el palco de autoridades, la joven y novedosa Croacia, asimismo separada de Yugoslavia, o la recién Alemania unificada.

Todos ellos desfilaron el 25 de julio de 1992 en el Estadio Olímpico en una Ceremonia de Inauguración inolvidable y un espectáculo de muy, muy bella factura que mostró la civilización catalana y mediterránea. El colosal 'Hola' inicial, La Fura dels Bauls, el 'Barcelona' de Montserrat Caballé y Freddie Mercury, el desfile de España dirigido por el portaestandarte Don Felipe de Borbón, y, más que nada, el encendido del pebetero a través de la flecha del arquero paralímpico Antonio Rebollo fueron otros de los instantes mucho más conmemorados del acontecimiento que dio paso a los días de competición.

El reciente Plan de Ayuda al Deporte Olímpico (ADO) dio sus frutos y España firmó su mejor resultado olímpico, sembrando además de esto la semilla para el futuro. 22 medallas, cifra todavía no superada, con 13 oros, siete platas y 2 bronces adornaron el medallero de la anfitriona, lejos eso sí del centenar del Equipo Unificado y de los Estados Unidos.

También hubo sonoras defraudes, como la de la selección de españa de baloncesto, marcada por el infausto 'Angolazo', pero Barcelona'92 consagró a los héroes que se proclamaron vencedores olímpicos, cosecha que inició el andaluz José Manuel Moreno en la prueba del quilómetro contrarreloj en ciclismo en pista.

La candela, un deporte que no acostumbraba a fallar en Juegos, probó todo su capacidad logrando un total de cinco metales, 4 de ellos oros. José María Van Der Ploeg en Finn, Luis Doreste y Domingo Manrique en Flying Dutchmann, Teresa Zabell y Patricia Guerra en 470 femenino y Jordi Calafat y Francisco Sánchez en 470 masculino degustaron la gloria olímpica, al tiempo que Natalia Vía Dufresne se realizó la plata en la clase Europa.

Montjüic vibró de lo hermoso con el atletismo, con los oros del marchador Daniel Plaza y del mediofondista Fermín Cacho. Nunca antes España había ganado oros en el atletismo y el primero, el vanguardista, fue el barcelonés Plaza quien, en la prueba de los 20 km marcha, logró ese primer metal dorado con un tiempo de 1:21.45 superando al canadiense Guillaume LeBlanc y al italiano Giovanni De Benedictis.

El soriano Cacho, por su lado, es recordado por varios como el personaje principal del mejor éxito deportivo nacional de Barcelona '92. Por la prueba, por el ámbito, por de qué forma entró festejando la gesta impensable hasta ese instante, el deportista español-leonés entró en los anales de la historia con su 3:40.12 que superó, más allá de esa relajación final, al marroquí Rachid El Basir y del catarí Mohamed Ahmed Sulaiman. Una prueba lenta donde la estrategia y el esprint final del español fueron definitivos.

Esa mismo noche que Fermín Cacho ganaba ese recordado oro, la selección de españa de fútbol se coronaba en un abarrotado Camp Nou. Un aparato plagado de jóvenes figuras como Pep Guardiola, Kiko, Luis Enrique, Abelardo o Alfonso fue superando oponentes hasta plantarse en una final frente Polonia, que no se decidió hasta el minuto 90 con un gol del delantero gaditano.

También triunfaron el oro, prácticamente contra todo pronóstico, las 'chicas de oro' del hockey sobre yerba, que se obligaron en la final a Alemania, al paso que el judo aportó 2 con Miriam Blasco y Almudena Muñoz, el nadador Martín López-Zubero se coronó en los 200 espalda y el aparato de tiro con arco conformado por Juan Carlos Holgado, Alfonso Menéndez y Antonio Vázquez.

Por otro lado, las siete medallas de plata estuvieron mucho más repartidas por deportes con 2 para el tenis, con el asombroso Jordi Arrese, que vio premiada su sacrificada preparación más allá de caer con el suizo Marc Rosset en cinco sets, y para la pareja formada por Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez, que no lograron con las estadounidenses Gigi Fernandez y Mary Joe Fernandez.

Antonio Peñalver en decatlón, Faustino Reyes en boxeo, Carolina Pascual en gimnasia rítmica, la citada Natalia Via Dufresne en candela y el aparato de waterpolo masculino, que dejó entre los instantes mucho más amargos con su dolorosa derrota frente Italia, completaron las platas.

Finalmente, solo hubo 2 bronces, para el deportista Javier García Chico en un asombroso certamen de salto con pértiga en el que el enorme Sergey Bubka fue eliminado por tres nulos, y por la tenista Arantxa Sánchez Vicario.

El 9 de agosto, otra imaginativa Ceremonia se ocupó de despedir los únicos y triunfantes Juegos Olímpicos que ha acogido España al son de la rumba de Los Manolos, de Peret y Los Amaya, el más destacable y mucho más festivo cierre para una cita inolvidable para el deporte español y Barcelona.

Apenas un mes después, la localidad volvió a vestir sus mejores galas para acoger, del 3 al 14 de septiembre, los Juegos Paralímpicos, otro éxito organizativo y deportivo, con España haciendo una enorme actuación que le dejó sobrepasar el centenar de medallas más allá de no contar por entonces aún con ningún plan de asistencia como los olímpicos.

Barcelona acogió a un total de 83 países y 3.000 atletas, 289 de una abundante delegación de españa que se colgó un total de 117 medallas, superada únicamente por Estados Unidos (175), Alemania (171), Reino Unido (128) y Francia (106).

Los atletas españoles consiguieron 34 medallas de oro, 22 de ellas merced al atletismo, que conquistó un total de 48 y fue al lado de la natación (43) el mayor vivero de éxitos, 31 de plata y 42 de bronce.

El deportista vizcaíno Javier Conde, discapacitado físico, logró 4 oros en la clase TS4 (800 m, 1.500 m, 5.000 m y diez.000 m) y la deportista burgalesa Purificación Santamarta, discapacitada visual, le emuló con sus 4 victorias en los cien, 200, 400 y 800 metros de la clase T11.