• sbado 03 de diciembre del 2022
728 x 90

Banco Mundial alarma sobre el desarrollo "heterogéneo" de la economía sudamericana y prevé nuevos peligros

img

MADRID, 2 Nov.

El economista jefe para la zona de América Latina y el Caribe del Banco Mundial, William Maloney, mostró su preocupación por el bajo desarrollo económico que se predice para los próximos meses en la zona de Latinoamérica, resaltando al tiempo las cantidades tan "heterogéneas" que se dan entre los diferentes países. 

De esta manera, en su alegato a lo largo de la III Conferencia de forma anual del Instituto de Estudios Económicos, conmemorada bajo el título 'Consolidar la restauración. Aprovechar las ocasiones del desarrollo verde en América Latina', donde coopera el Banco Mundial, ha señalado que la zona está medrando en torno al 2,3%, un número muy cercana a la que se experimentaba en el año 2009, que se interpretó en aquel instante como un desarrollo "retardado" y también deficiente para progresar la pobreza o la desigualdad.

Por territorios, más allá de que América Latina está prácticamente un 5% sobre 2019, otras áreas, como por poner un ejemplo el Pacífico, está en un 20%. No obstante, en esta heterogeneidad que ha señalado el responsable del Banco Mundial, a países como México todavía le falta un 4% para recobrar su nivel de PIB antes de la pandemia y Brasil se ubica en exactamente el mismo nivel que en 2019, 2 crecimientos de 2 países que suman mucho más de media población de Latinoamérica y piensa "un mal desempeño para la zona".

Asimismo, en concepto de empleo, Maloney ha señalado que se han recuperado las pérdidas, pero esta restauración se dió primordialmente en el ámbito informal.

En lo que tiene relación a las perspectivas de futuro, el Banco Mundial ha subrayado que hay múltiples peligros para la restauración que son "muy conocidos". "En general los vientos de cola prosiguen siendo convenientes desde una visión histórica, pero están mudando yempeorando, por supuesto, por el alto precio de las materias primas y la guerra en Ucrania", explicó Maloney.

En preciso, el economista jefe ha recordado que la subida de la inflación, "que está impactando en todos y cada uno de los países de todo el mundo", está forzando a los países de la zona a acrecentar sus tasas de interés para combatirla, lo que piensa una presión para el desarrollo de sus economías. Además, la inflación de Estados Unidos es un aspecto que preocupa a la zona, puesto que allí suben las clases de interés "mucho más veloz de lo que se espera".

Frente este contexto, y si bien la situación en Ucrania está afectando menos de lo pensado a América Latina, el Banco Mundial ahora redujo su pronóstico de desarrollo para 2023, con un 4% menos de lo que se preveía previamente. "Es bastante bien difícil llevar a cabo pronósticos, lo que impide que los agentes inviertan en América Latina", ha lamentado Maloney.

Por otro lado, desde el Banco Mundial han achicado su miedo a una crisis financiera, así como sí preveían hace seis meses. "La tasa de préstamos en mora no subió tanto como pensábamos, sino está muy bajo lo que sucedió a lo largo de la crisis financiera", ha apuntado.

Con todo, Maloney ha añadido que hay que continuar con atención este tema pues una fracción esencial de los prestamos reprogramados están en mora.

Por último, la deuda pública asimismo es un tema que preocupa puesto que, más allá de que se ha achicado, todavía está un diez% sobre donde estuvo antes de la pandemia y piensa "mucha presión" sobre la balanza fiscal. "Esta cuestión va a deber centrar nuestra atención de cara al futuro", ha concluído.

Noticias de hoy más vistas