• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Banco de España prevé una desaceleración de la actividad económica, más allá a la "fuerte" temporada turística

img

Advierte de que los altos escenarios de inflación "persistirán a lo largo de mucho más tiempo del pensado"

MADRID, 12 Sep.

El directivo general de Economía y Estadística del Banco de España, Ángel Gavilán, prevé una desaceleración de la actividad económica, penalizada por exactamente los mismos "vientos en contra" que pesan sobre las perspectivas mundiales y de europa, como son la inflación, la indecisión, la crisis energética o el endurecimiento de las condiciones financieras.

Durante su intervención en el 'Swiss Bankers Executive Study Tour', festejado este lunes en la Bolsa de Madrid, Gavilán explicó que, pese a la fuerte temporada turística, ahora se observan ciertos signos de debilitamiento de la actividad económica, como es la situacion del empleo, tal como en los indicadores de seguridad y los de consumo y producción.

Eso sí, el directivo general de Economía ha señalado los datos del segundo período de tres meses, con un desarrollo del PIB superior al pensado, impulsado por la reapertura de la economía. No obstante, ha reconocido que la inflación prosiguió impresionando en alza y se extendió a toda la cesta de consumo.

En este sentido, desde el Banco de España han adelantado que los altos escenarios de inflación "persistirán a lo largo de mucho más tiempo del pensado".

De acuerdo con las últimas previsiones publicadas en el primer mes del verano por el organismo que encabeza Pablo Hernández de Cos, el PIB medrará un 4,1% en 2022 y un 2,8% en 2023, al tiempo que la inflación media de forma anual se ubicará en el 7,2% en 2022 y en el 2,6% en 2023.

Con todo, el Banco de España cree que esta evolución sosprechada del PIB dejará que la economía de españa recupere el nivel de producto antes de la pandemia en la segunda mitad de 2023.

Sobre la región euro, el directivo general del Banco de España ha señalado que, tras un primer semestre fuerte, se estima un estancamiento en el segundo semestre de 2022 y el primer período de tres meses del próximo año, en la mitad de una activa de inflación mucho más elevada y persistente.

Sobre el encontronazo de las condiciones financieras mucho más altas en las resoluciones de los agentes económicos, Gavilán ha apuntado que en los préstamos para la adquisición de vivienda, la transmisión de los modelos de mercado mucho más altos a las clases de interés de los préstamos es, hasta la actualidad, menor que en precedentes ciclos de subida de las clases de interés.

De su lado, ha señalado que el fluído de nuevos préstamos al campo privado todavía es, hasta la actualidad, bastante permanente, si bien ve "posible" que los modelos de interés mucho más altos, la menor seguridad y el incremento de los costos de la energía pesen sobre las resoluciones de consumo y también inversión de los hogares de cara al futuro.

Lo mismo sucede, según Gavilán en la situacion de las compañías, si bien sus indicadores de actividad y provecho mejoraron substancialmente una vez pasada la etapa mucho más aguda de la pandemia.