• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Baerbock fija la crisis climática como la "enorme amenaza" para el mundo a lo largo de los próximos diez años

img

España protege la necesidad de compaginar una "contundente" contestación a la agresión rusa con los compromisos medioambientales

MADRID, 28 Jun.

La ministra de Asuntos Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, ha aventurado este martes desde Madrid, con ocasión de la cima de la OTAN, que la "enorme amenaza" para el mundo en los próximos diez años es la crisis climática, ya que "como humanos", los temas con Rusia o China se tienen la posibilidad de administrar "de alguna manera".

"Cuando charlamos de la crisis del tiempo eso es ya considerablemente más bien difícil", ha valorado Baerbock, quien puso como un ejemplo los intentos que se están realizando en estos instantes desde gobiernos y organizaciones por achicar en tres o 4 grados el calentamiento global.

En ese sentido, ha señalado que los sacrificios van mucho más allí, ya que asimismo está "la mitigación" y "adaptación" frente a las pérdidas que se aproximan. "Hay zonas que no tenemos la posibilidad de socorrer, hay islas que no vamos a poder socorrer", ha presagiado.

Por su parte, la ministra de Defensa de Canadá, Anita Anand, ha letrado por interrelacionar todas las crisis antes las que se encara la red social en todo el mundo. "Es esencial no aislar diversos tipos de peligro", dijo.

"Requerimos ver los peligros de forma interrelacionada, no tenemos la posibilidad de dividir lo militar, de lo climático, de lo alimenticio. Tenemos que tener un abanico de peligros. Cuando estemos pensando en crisis debemos llevarlo a cabo sobre un mismo paraguas", ha defendido la ministra canadiense.

Ambas participaron este martes al lado de la asesora de Estado de Asuntos Exteriores de España, Ángeles Moreno Bau en una mesa redonda anterior a la día de comienzo de la cima de la OTAN en Madrid, que va a tener rincón esta semana.

Para Moreno Bau, "la amenaza verídica" es el subdesarrollo, relacionado con los retos geopolíticos, energéticos, las migraciones, o los desplazamientos forzados por las agresiones terroristas.

Otra de las "amenazas" de las que se ha comentando es la que en teoría piensa Rusia para la paz mundial. En se sentido, Baerbock asimismo ha recalcado que los Aliados no tienen otra opción alternativa de continuar apoyando y proveyendo armamento a Ucrania mientras que sigue la invasión iniciada por el presidente, Vladimir Putin.

"Alén de esta cima hay que proseguir haciendo un trabajo con Ucrania. La guerra podría terminar mañana si Putin toma la resolución de dejar de hostigar, es dependiente de él, hasta entonces deberemos continuar prestando asistencia a Ucrania mandando armamento, si no proseguirá incrementando esta catástrofe", dijo la ministra alemana.

A su vez, ha alertado de que Putin no solo está tratando lograr que se olviden el resto de crisis que intimidan la seguridad mundial, como son la climática y la alimenticia, sino asimismo logró con "éxito" imponer su narrativa.

"No tuvimos éxito en batallar estas falsas novedades en todos y cada uno de los países", ha reconocido la ministra alemana, quien puso encima de la mesa los peligros de la guerra híbrida donde, dijo, Moscú sabe desplazarse realmente bien.

Ante los recelos que provoca fuera de las fronteras de la OTAN la intervención de los Aliados en esta guerra, Baerbock ha defendido que es imposible tolerar estar violación del derecho en todo el mundo cometida por Rusia. "Si admitimos que un país rompa todas y cada una de las reglas que defendemos, esto sería una enorme pérdida para la ONU.

"Nos encontramos librando una pelea entre quienes creen en el estado de derecho y en el poder de la legislación en todo el mundo contra quienes niegan en ello (...). El mensaje debe ser que esto nos perjudica a todos, somos todos vecinos, no tenemos la posibilidad de admitir que el mucho más grande y fuerte logre sencillamente irrumpir al vecino y escaparse con la suya (...). Tenemos que ser verdaderos y no ver para otro lado en el momento en que se vulnera el derecho en todo el mundo de forma flagrante", ha argumentado.

Por su parte, la asesora de Asuntos Exteriores de España, Ángeles Moreno Bau, enfatizó en la necesidad de compaginar una contestación "contundente" a la agresión rusa de Ucrania, pero al tiempo tener "clara" la plan de actuación de la transición energética.

"Nos nos encontramos enfrentado a una guerra que tiene horribles secuelas para nuestro medioambiente, no solo por los estragos de las armas o los incendios, sino más bien asimismo por las secuelas de los altos costes de la energía", ha apuntado.

Así, ha señalado que la "contundente" contestación a la agresión rusa no puede ignorar el deber con el medioambiente, tal como con "las novedosas generaciones y la supervivencia de la clase y del mundo".

"Tenemos que pisar el acelerador de la transición energética y esta guerra nos ofrece una ocasión para admitir que debemos realizar la transición a una manera de energía mucho más verde y mucho más ecológica", ha valorado.