• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Ayuda a la Iglesia Necesitada manda mucho más de 5 millones de euros a Ucrania desde el principio de la guerra

img

MADRID, 2 Ago.

Ayuda a la Iglesia Necesitada ha enviado mucho más de 5 millones de euros a Ucrania desde el principio de la invasión de Rusia, para, según explicó, respaldar a la Iglesia católica en su "esfuerzo titánico" por mantenerse a la vera de su pueblo.

La fundación pontificia ha señalado que, aparte de las primeras ayudas de urgencia instantánea, en los últimos tres meses, de mayo a julio, la se han designado 2,5 millones de euros mucho más con la aprobación de 34 nuevos proyectos.

"Las peores secuelas de la guerra no van a ser repentinas: las consecuencias sicológicas, espirituales, físicas y humanitarias, se van a sentir después. Sólo Dios puede sanar las lesiones mucho más profundas, pero nosotros intentamos de contemplar las pretensiones mucho más inminentes y respaldar a la Iglesia local a fin de que logre mantenerse en su puesto", ha asegurado el presidente ejecutivo de CAN Internacional, Thomas Heine-Geldern.

Heine-Geldern ha señalado que "merced a la asistencia de los benefactores de Ayuda a la Iglesia Necesitada, curas y religiosas tienen la posibilidad de mitigar la escasez de alimentos, modelos básicos de higiene y medicinas de los varios apartados internos; aparte de ofrecer acompañamiento psicológico y espiritual a quienes están traumados por la pérdida de familiares y hogar".

La encargada de emprendimiento de la fundación para Ucrania, Magda Kaczmarekha, indicó, además de esto, que están "en contacto períodico con bastante gente de todo el país" para "detectar los proyectos que la Iglesia local considera primarios y somos flexibles mes a mes en nuestra asistencia".

"El mal es inmenso", ha señalado Kaczmarek, tras su reciente viaje a Ucrania. "Fué una experiencia muy emotiva. Nos podemos encontrar con asilados que solo lloraban. Era esencial sencillamente abrazarlos. Pero asimismo vimos asilados que estaban totalmente mudos. Recuerdo a un joven, de unos 30 años, que, según me contaron, no dijo una palabra desde el principio de la guerra", explicó.

A su juicio, "la enorme preocupación y temor de todos es la llegada del invierno". "Pero en este momento tienen temor de que a fines de agosto la escasez de alimentos y comburentes se agrave todavía mucho más", ha proclamado.

Desde la Fundación han señalado que en los cinco meses que pasaron desde el principio de la guerra, se han designado 3,2 millones de euros de asistencia de urgencia y subsistencia, de los que 1,3 millones se mandaron a las circunscripciones de la Iglesia en Ucrania y 800.000 para contribuir a los curas. Además, 650.000 euros fueron premeditados a 14 proyectos para posibilitar a las diócesis y órdenes religiosas la acogida y el precaución de alejados internos en parroquias, conventos, seminarios.

Del mismo modo, 450.000 euros se invirtieron en ayudas de subsistencia en 17 proyectos, más que nada para la conservación de religiosas y religiosos y para respaldar a las religiosas de edad muy avanzada o enfermas.

Ayuda a la Iglesia Necesitada asimismo ha señalado la utilización de 1,1 millones de euros para un total de 23 proyectos para creaciones, rehabilitación y adecuación de inmuebles; o 600.000 euros para la adquisición de automóviles; cien.000 para 21 pequeños proyectos pastorales, por poner un ejemplo.

"Las iglesias verdaderamente han abierto sus puertas a todos y reciben a una cantidad enorme de alejados internos en todas y cada una de las diócesis, pero esto asimismo es un desafío financiero. La mayor carga para las instituciones eclesiásticas en Ucrania es hoy día los costos corrientes como electricidad, agua, calefacción", ha señalado Kaczmarek, antes de añadir que de este modo proseguirá haciéndolo.