• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Autoridades yemeníes culpan de rebeldía al viejo enorme partido opositor tras días de violentos combates entre facciones

img

Prácticamente 30 personas han fallecido en una semana a lo largo de combates entre paramilitares y fuerzas del movimiento Al Islá en la provincia de Shabwa

MADRID, 13 Ago.

Las autoridades yemeníes han acusado de rebeldía a las fuerzas del que fuera en su instante el enorme partido de oposición del país, Al Islá, tras una semana de violentos combates entre facciones en la provincia de Shabwa que ponen de manifiesto la incesante tensión interna en el seno del Consejo Presidencial de Liderazgo (CPL) que se encara contra la insurgencia huthi.

Todo empezó el primer día de la semana en el momento en que, según fuentes locales del Gobierno yemení a la corresponsalía de la agencia oficial de novedades china Xinhua, "líders militares similares a Al Islá" han comenzado a seguir a Shabwa desde la vecina provincia de Marib antes de acusar al partido de "procurar asumir la autoridad de la provincia", rica en petróleo.

Pese a intentos de negociar un cese de hostilidades, el partido, relacionado a Hermanos Musulmanes, la organización islámica mucho más abundante de todo el mundo, terminó conminando con dejar el CPL tras comprender que las autoridades locales habían ordenado la destitución de uno de sus comandantes, lo que desencadenó graves combates callejeros entre entidades de seguridad oponentes en Ataq, la ciudad más importante provincial.

Los críticos de Al Islá culpan a la capacitación de sostener una cooperación con la insurgencia huthi y de ser, generalmente, actores tóxicos contra la frágil unidad de las autoridades yemeníes en su pelea contra los huthis, una guerra caracterizada por la incesante fricción entre el gobierno famoso por la red social en todo el mundo y sus socios separatistas del sur del país.

Esta tensión se prolonga al chato en todo el mundo, eminentemente Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, enormes representantes de la coalición en todo el mundo que socorre a las autoridades yemeníes, y que en ocasiones dividen lealtades entre los integrantes que forman la coalición nacional yemení contra los rebeldes. Arabia Saudí prolonga su cortesía a las fuerzas del Gobierno mientras que Emiratos se expone mucho más conveniente a los separatistas.

Así las cosas el miércoles, el gobernador de Shabwa, Awad al Awlaki, ordenó a las fuerzas paramilitares de las Brigadas de los Gigantes que realizaran una operación para reprimir a las fuerzas de Al Islá, en una intensificación de los combates que ha acabado dejado hasta el día de hoy 28 fallecidos y mucho más de 60 heridos en la provincia.

Las autoridades yemeníes han ordenado desde ese momento la destitución de múltiples líderes militares y de seguridad acusados de ordenar una rebelión contra el Gobierno local de Shabwa, según la agencia de novedades estatal yemení Saba.

La situación en Ataq semeja estar en este momento dominada. La localidad es en este momento ámbito de patrullas de fuerzas similares al llamado Consejo de Transición del Sur, la coalición política que representa a los separatistas socios del Gobierno en la causa contra los huthis. No obstante, este sábado, la oficina del gobernador provincial ha culpado los asaltos de las fuerzas de Al Islá, un partido "que semeja haber adoptado", ha lamentado en un aviso recogido por el portal South24, "una posición de rebelión en la gobernación".

Estos combates surgen además de esto en la mitad de un prominente el fuego que ha supuesto un respiro a la población yemení, ahogada en la peor crisis humanitaria de todo el mundo. La misión de la UE en Yemen se declaró esta semana "preocupadísima por la última crueldad en Shabwa y la pérdida de vidas", antes de acoger "con satisfacción los sacrificios del presidente yemení Rashad al Alimi y el CPL que lidera para achicar la gravedad de la situación".

"Combates como estos", apunta por su lado el analista Abdulghani Al Iryani a la cadena Deutsche Welle, "podrían complicar cualquier género de negociación que el CPL pudiese arrancar con los huthis para un prominente el fuego definitivo".