Crónica España.

Crónica España.

Autoridades de Gaza acusan a Israel de empeorar crisis humanitaria en paso de Rafá.

Autoridades de Gaza acusan a Israel de empeorar crisis humanitaria en paso de Rafá.

Las autoridades de la Franja de Gaza, controladas por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), han acusado a Israel de agravar deliberadamente la situación en el enclave tras la toma del paso de Rafá. Han reclamado a la comunidad internacional presionar a las autoridades israelíes para detener la agresión contra Rafá.

En un comunicado publicado en Telegram, las autoridades gazatíes han denunciado que Israel ha cerrado los pasos de Rafá y Kerem Shalom, atacando hospitales y escuelas. Aseguran que esto busca imponer un estado de confusión entre el personal médico, los heridos y desplazados, forzándolos a evacuar hospitales, escuelas y refugios.

Por lo tanto, han pedido a la comunidad internacional que condene estos actos y detenga la agresión que está causando la muerte de civiles, incluyendo niños y mujeres. Señalan que Israel está empeorando la situación humanitaria de forma catastrófica.

Las autoridades gazatíes han criticado la inactividad de la comunidad internacional y responsabilizan a la Administración estadounidense de la agresión contra los civiles palestinos y la guerra genocida en curso.

El Ministerio del Interior de Gaza ha condenado el cierre del paso de Rafá por parte de Israel, lo que ha suspendido los viajes de ciudadanos y la entrada de ayuda humanitaria en medio de la crisis humanitaria en la Franja.

Por su parte, las facciones palestinas han condenado el cierre de Rafá y acusan a Israel de intentar provocar una catástrofe humanitaria en la ciudad fronteriza. Piden la intervención de la comunidad internacional para salvar la vida de los palestinos amenazados por la agresión israelí.

El Ejército israelí ha confirmado la toma del paso de Rafá como parte de una operación dirigida contra infraestructuras terroristas de Hamás, argumentando que el grupo usaba el paso con fines terroristas. La operación se llevó a cabo tras un ataque de Hamás que dejó cuatro militares muertos en la zona cercana al paso de Kerem Shalom.

Esta acción ocurre luego de que el gabinete de guerra en Israel decidiera seguir adelante con la ofensiva sobre Rafá, ante la falta de acuerdo en las propuestas de alto el fuego presentadas por Qatar y Egipto, consideradas lejos de las exigencias israelíes.