• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Asociaciones provida piensan que la novedosa ley del aborto no resguarda los derechos del menor

img

MADRID, 30 Ago.

Las asociaciones provida enseñaron su preocupación este martes, por la aprobación en el Consejo de Ministros de la reforma de la ley del aborto, una regla que, a su juicio, no resguarda los derechos del menor al dejar que las jóvenes de 16 y 17 años logren interrumpir sus embarazos sin permiso de sus progenitores.

Desde Fundación Madrina critican que se use la salud pública "para atentar contra el mayor interés del menor", en lo que, a su juicio, es una "vulneración de los derechos de la mujer menor, y el derecho de patria potestad de los progenitores sobre sus hijos menores de edad".

"Esta novedosa ley atenta dificultosamente contra la salud pública, vulnerando, además de esto, los derechos escenciales de nuestros menores y jovenes, y usurpándoles el derecho a la maternidad mientras que se les impone legalmente abortar. Cada día se viola mucho más los derechos de la mujer en vez de promover su mayor independencia y defensa de sus derechos", ha denunciado la entidad.

Fundación Madrina comprende que con esta Ley "no se está legislando sobre un derecho popular" sino más bien sobre "una actuación médica y sanitaria" de la que el Ministerio "no es competente", puesto que "el aborto es un acto médico que necesita permiso informado y conocimiento de los tutores legales del menor".

Esta práctica, según ha apuntado la fundación, "puede comportar resultados perjudiciales y secuelas graves de salud que tienen la posibilidad de poner en una situación comprometedora la vida y la fertilidad de la menor, además de los efectos sicológicos permanentes que tienen dentro intentos de autolesión y agobio articulo traumático, que mencionan cuanto menor es la edad de la menor", ha señalado.

La entidad, por su lado, pide que haya políticas de prevención, un Defensor del Menor y mayores elementos de acogida y capacitación para jovenes y menores embarazadas por su extremada puerta de inseguridad, en tanto que padecen en su mayor parte capítulos de crueldad por la parte de su pareja y/o familia.

Además, en lo que se refiere a la educación sexual que expone esta regla, piensa que "ha de ser efectuada en la vivienda por los progenitores" y que, en caso de que sea encargada al instituto, "la información debiese ser mucho más tutelada y adaptada".

El artículo tampoco persuade a la Fundación Redmadre. Su directiva general, Amaya Azcona, explicó a Europa Press que esta reforma provoca que la ley sea "mucho más injusta" y "deja indefenso al no nacido y a la madre, de manera especial en el momento en que ésta es individuo que aún no ha alcanzado la edad adulta".

"Al contemplar que las mujeres menores de 18 y mayores de 16 tienen la posibilidad de abortar sin reportar a sus progenitores, deja que muchas queden a la merced de mayores que las logren dejar embarazadas y obligar o inducir al aborto, con lo que van a quedar indefensas en frente de probables delitos", ha advertido.

Es de ahí que que Redmadre espera que este anteproyecto de ley "no llegue a aprobarse en el Congreso" y Azcona espera que "los políticos empiecen a llevar a cabo leyes y proyectos de verdadero acompañamiento a la maternidad".

En este sentido se pronounció asimismo The Family Watch. La entidad no ha valorado el contenido de la regla impulsada por Igualdad, pero sí ha señalado a Europa Press que "en un país con una tasa de fecundidad tan baja" como España, en el que "el índice demográfico está probando que cada vez nacen menos pequeños" abogan por políticas "de acompañamiento a la maternidad y a la natalidad".