• domingo 25 de septiembre del 2022
728 x 90

Asier Martínez, vencedor de Europa en 110 metros vallas por una milésima

img

   El deportista español Asier Martínez se proclamó vencedor de Europa este miércoles en Múnich (Alemania) en 110 metros vallas superando por una milésima al preferido y defensor del título la lengua francesa Pascal Martinot-Lagarde.

   Martínez logró la sexta medalla para España en el Campeonato de Europa de atletismo, siguiendo su increíble progresión, bronce Mundial el mes pasado, en una mezcla especial de técnica y talento. El asimismo español Enrique Llopis acabó séptimo.

   El navarro no falla toda vez que tiene la opción de saborear la gloria, si bien ello suponga superarse. Lo logró en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, donde fue sexto como principiante, y asimismo para ser tercero de todo el mundo en la cita de Eugene (USA).

   A sus 22 años, Martínez rompió otro techo midiéndose en un frente a frente espectacular con Martinot-Lagarde, vencedor hace 4 años en Berlín. El de Zizur tocó nuevamente con la primera valla, como en el Mundial, y en esta ocasión se llevó alguna mucho más, pero asimismo la lengua francesa.

   El español, por la calle 4, no perdió el tono de la carrera y se quedó en un codo con codo por el oro con el galo, por la calle 5, a quien superó por una milésima en el Olímpico de Múnich. Un final de fotografía-finish y un 13.14 para liquidar su marca personal de nuevo, otro récord de España Sub-23 y en otro enorme ámbito, pese a estar en su sexta participación en todo el mundo.

   Y en esta ocasión era algo distinto, por el hecho de que Martínez asimismo podía considerarse preferido pero el navarro comenzó a contestar como tal desde una semifinal que ganó con holgura. El podio lo cerró la lengua francesa Just Kwaou-Mathey, al tiempo que el español Quique Llopis sí que descarriló en unos cuantos toques con las vallas.

   El valenciano, de 22 años, tropezó con la segunda valla y con la próxima, inútil de enderezar la carrera y observando truncada su final. Llopis se había tolerado soñar ganando su semifinal y continuando con el tercer mejor tiempo, pero se queda cuando menos la condición de finalista Europeo, el séptimo mejor del Viejo Conjunto de naciones.