• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Argelia suspende con España su tratado de amistad horas tras el enfrentamiento en el que Sánchez evitó refererir a los argelinos

img

Argel acaba con este ademán el pulso que inició con la retirada de su embajador por el giro sobre el Sáhara

MADRID, 8 Jun.

El Gobierno de Argelia anunció la suspensión del Tratado de Amistad con España horas tras el enfrentamiento festejado en el Congreso de los Diputados en el que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, debía charlar sobre las secuelas que su giro con en comparación con Sáhara generó en sus relaciones con Argel. Durante su intervención Sánchez ha omitido cualquier referencia a Argelia, país que por la tarde daba un paso mucho más en la separación de relaciones con España.

Argelia procedió de manera automática a llamar a consultas a su embajador en Madrid el pasado 19 de marzo tras anunciar Marruecos la carta de Sánchez al rey Mohamed VI en el que este mantenía que el plan de autonomía marroquí para el Sáhara era "la base mucho más sólida, creíble y verdadera" para solucionar el enfrentamiento.

Desde ese momento, el Gobierno hizo de la discreción su máxima y ha eludido, como ahora logró a lo largo de la crisis diplomática con Marruecos, realizar nada que pudiese incomodar aún mucho más a Argelia, primordial exportador de gas a España, por lo menos hasta fecha reciente y repitiendo como un mantra que es "un colega sólido y confiable" y que cumple con sus pactos energéticos.

Es posible que por esta razón, el presidente haya optado por no realizar ninguna alusión a la situación de la relación con Argelia a lo largo de las mucho más de cinco horas que ha durado el enfrentamiento en el Congreso, en el que sin embargo el tema del Sáhara y Marruecos fué por último secundario.

No obstante, varios de los portavoces parlamentarios han recordado al presidente la llamada a consultas del embajador o la amenaza de subida del precio del gas a España que logró el presidente de la compañía nacional de hidrocarburos, Sonatrach, pero Sánchez no se dió por aludido.

Esto no ha impedido el duro comunicado que llegó horas después desde Argel. En él, la Presidencia argelina comunica la suspensión "instantánea" del tratado de amistad suscrito con España hace prácticamente 2 décadas como represalia por su "injustificable" acompañamiento al plan de autonomía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.

Argel reprocha al Gobierno su campaña para argumentar un giro político que, a su juicio, piensa una "violación de las obligaciones jurídica, ética y política" por la parte de España, que cree que todavía es "capacidad administradora" del Sáhara Occidental.

En este sentido, la Presidencia argelina afea el respaldo del Ejecutivo de Pedro Sánchez a una "fórmula ilegal y también ilícita" como es la autonomía planteada desde Rabat, que expone una política colonial de "hechos consumados" a través de "razonamientos falaces".

Por su lado, el Gobierno español ha lamentado el paso dado por el presidente argelino, Abdelmayid Tebune. Fuentes diplomáticas dejaron claro que el Gobierno considera a Argelia "un país vecino y amigo" y sostiene "su plena disponibilidad para proseguir sosteniendo y construyendo las particulares relaciones de cooperación entre los 2 países, en beneficio de los dos pueblos".

Además, han manifestado que España sostiene su "deber pleno con el contenido" del Tratado, suscrito en 2002, y "con los principios que lo reportan", recogidos en el preámbulo y entre aquéllos que las fuentes han mencionado el de "igualdad soberana de los Estados, de no injerencia en los temas internos y del respeto del derecho inalienable de los pueblos a tener ellos mismos".

El tratado prevé la celebración de una Reunión de Alto Nivel con carácter de forma anual, más allá de que la última se festejó en 2018, aparte de agarrar la intención de cooperación en otros ámbitos como el económico, la defensa, la pelea contra el terrorismo o el cultural.

El paso dado por Argel, que no equivale en ningún caso a una separación de relaciones, piensa el conclusión, por lo menos por el momento, en los movimientos y mensajes que desde el país magrebí se han venido haciendo para enseñar su desunión.

Argelia solicitó "aclaraciones anteriores y francas" por la parte del Gobierno antes de mandar de vuelta a su embajador puesto que la seguridad se vió dañada por el respaldo español al plan marroquí, que Argelia, como primordial valedor del Frente Polisario, considera una traición a los saharauis.

Además de esto, Tebune se mostró durísimo, particularmente con Sánchez, a quien acuso de haberlo "roto todo, no España". En su opinión, "lo que hizo España es inaceptable, éticamente y también históricamente". Pese a ello, aseguró que su país cumpliría su deber de suministro de gas a España, una vez que desde Sonatrach se avisara de que se podrían subir los costos, algo que se está renegociando con las compañías españolas.

Otro de los causantes que ha contribuido a enturbiar aún mucho más los ánimos fué la resolución del Gobierno de contribuir a Marruecos a enfrentar sus inconvenientes de abastecimiento de gas, una vez que Argelia decidiese, tras romper relaciones en verano, interrumpir el suministro de gas a la Península a través del gasoducto GME, que cruzaba por territorio marroquí, en el mes de noviembre.

Su ministro de Energía, Mohamed Arkab, informó a fines de abril de que rompería el contrato de suministro de gas a España si una parte de lo que manda al país es derivado a otro destino, una vez que la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, le informara de que España procederá a autorizar el fluído inverso del Gasoducto Magreb Europa (GME) para mandar Gas Natural Licuado (GNL) conseguido por Rabat y regasificado en España.

Si una parte del gas natural enviado por Argelia a España tiene un "destino que no es el sosprechado en los contratos" entonces se considerará como "un incumplimiento de los compromisos establecidos y, por tanto, podría desembocar en la separación del contrato que liga a Sonatrach con sus clientes del servicio españoles", informó Argel.

Está por ver en este momento de qué forma afectará en la práctica la resolución de Argelia, ya que España sostiene relaciones muy angostas con el país magrebí en todo lo relativo a la pelea contra la inmigración y asimismo contra el terrorismo.

En estos días, desde el Gobierno se ha manifestado que esta cooperación sigue, pero en los últimos días se ha producido un repunte en las llegadas de pateras a las costas españolas, particularmente a las Baleares, las que podrían tener su origen en Argelia.