• mircoles 07 de diciembre del 2022
728 x 90

Aragonès ofrece al Gobierno un "acuerdo de claridad" como en Quebec para sentar las bases para un referéndum

img

Expone negociar con el Gobierno un mecanismo afín al que empleó Canadá en el referéndum de Quebec

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, propuso este martes proponer al Gobierno central un "acuerdo de claridad" para sentar las bases para pactar un referéndum de autodeterminación, un mecanismo afín a la Ley de claridad que aprobó Canadá para el referéndum de independencia de Quebec.

Lo anunció en su alegato en el Debate de Política General que se festeja en el Parlament, en el que ha planteado esta iniciativa que contempla en 2 fases: una primera instantánea para agarrar el máximo de consenso en Catalunya cerca de esta idea, y una segunda para llevarla a la negociación con el Gobierno.

Aragonès cree que esta iniciativa, que ha comunicado antes a Junts, es posible a fin de que la ciudadanía de Catalunya vote su porvenir, asimismo piensa que es "inclusiva" a fin de que toda la población se sienta implicada y todas y cada una de las partes, tanto los que defienden la independencia como los que no, reconozcan este instrumento, y además de esto logre el acompañamiento y el acompañamiento de la red social en todo el mundo.

"Una iniciativa inclusiva pues se dirige a todos y cada uno de los y las demócratas, sean independentistas o no lo sean. Y una iniciativa explicable y homologable internacionalmente por el hecho de que otros países han partido de proposiciones afines y por el hecho de que sin ningún género de duda, nos abre puertas que hasta el día de hoy se mantuvieron cerradas", ha subrayado.

El jefe del Ejecutivo comprende que la negociación con el Gobierno en la mesa de diálogo tiene 2 patas: la "opresión", frente a lo que él protege la amnistía, y la autodeterminación, con lo que reclama la necesidad de festejar un referéndum.

Cree que el "primer paso para sobrepasar el bloqueo es terminar de una vez a toda forma de opresión" contra el independentismo y ha señalado que se hicieron pasos en este sentido, como los indultos a los presos del 1-O y el acuerdo que la Generalitat y el Gobierno alcanzaron en la mesa de diálogo para desjudicializar el enfrentamiento, que contempla impulsar reformas legislativas que se lleven a cabo antes de terminar el año.

"Debe representar un primer paso para hallar los efectos de una amnistía. Sabemos que no va a ser simple. Solo es necesario ver la oposición de adelante del presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial. Pero es una vía que hay que examinar a fin de que absolutamente nadie mucho más entre en la prisión", y ha criticado el juicio que encara la representante de la CUP en el Parlament, Eulàlia Reguant, esta semana por negarse a responder a Vox en el juicio del 1-O y el juicio a la previo Mesa de la Cámara catalana.

"REFERÉNDUM EFECTIVO"

No obstante, ha advertido de que para sobrepasar el enfrentamiento no solo es bastante con la desjudicialización y con hallar los efectos de una amnistía, sino "hay que emprender de una vez la incapacidad del Estado de ofrecer contestación a la intención mayoritaria de la ciudadanía de Catalunya que desea elegir el futuro político del país votando".

De esta forma, la iniciativa que ha publicado este martes busca solucionar el segundo aspecto de la negociación, en tanto que está seguro de que "esta es la vía mucho más rápida y eficaz para regresar a votar".

"El acuerdo de claridad es la vía para realizar un referéndum efectivo que deje traducir la resolución de la ciudadanía en secuelas políticas", y ha reivindicado que, a su juicio, en Catalunya hay una mayoría extensa en pos de un referéndum.

Citando una encuesta del Centre d'Estudis d'Opinió (director ejecutivo) de la Generalitat, que concluye que un 82% de los catalanes está según con un referéndum, ha señalado que asimismo hablamos de una alternativa mayoritaria asimismo entre los votantes de los comuns y del PSC: "Esta mayoría popular existe y es imposible ignorar. Por eso todos nos debemos implicar y tener la capacidad de aglutinarla en torno a un enorme consenso, de un enorme acuerdo de país sobre cuándo y de qué manera Catalunya volverá a votar".

Con esta iniciativa, Aragonès desea ofrecer al Estado un convenio de claridad democrática, que constituya las bases y las condiciones a fin de que Catalunya logre ejercer el derecho a la autodeterminación en un "referéndum efectivo".

"Un convenio marco que ofrezca garantías democráticas al mundo entero, que unifique criterios y constituya las bases y las condiciones para lograr realizar el referéndum efectivo donde todo el planeta se sienta incluido y donde todo el planeta admita el resultado", ha resumido.

Ha argumentado que es un instrumento que usó Canadá a fin de que Quebec celebrara un referéndum de independencia y que el Reino Unido y Escocia asimismo realizaron una negociación afín para el referéndum de 2014.

DOS FASES

Aragonès contempla que esta iniciativa tenga 2 fases: la primera va a ser un desarrollo de adentro dirigido desde el Govern al lado de partidos, entidades y distintas actores para crear la iniciativa catalana en concordancia de claridad: "Edificaremos un enorme acuerdo representativo de la pluralidad y variedad que hay en el país".

Una vez terminada esta etapa interna en Catalunya, la iniciativa de Aragonès es mover al Gobierno el acuerdo que se alcance entre todos estos actores y negociar las bases para pactar un referéndum de autodeterminación.

Piensa que la primera etapa debe ser útil para traducir el consenso que ve en la sociedad catalana en pos de un referéndum en una iniciativa específica para negociarla más tarde con el Estado, y ha defendido que es una forma de sobrepasar el bloqueo de los últimos años y de comenzar un nuevo período "de iniciativa, de deliberación, de participación, de movilización, de acuerdos y de desenlaces".

"Ha llegado el instante de volverlo a realizar. De regresar a llevar a cabo una iniciativa de país. Ha llegado la hora de sobrepasar la situación de bloqueo con una iniciativa edificante y en positivo, que busca crear acuerdos, que no va en oposición a absolutamente nadie, que desea agarrar las aportaciones de todas y cada una de las partes de tal modo que todo el planeta se sienta incluido. Y que, sin lugar a dudas, suma complicidades a todos y cada uno de los escenarios", ha recalcado.

Aragonès ha insistido en que hablamos de la iniciativa "mucho más inclusiva, mucho más democrática y mucho más explicable a la red social en todo el mundo", y de ahí que confía en sumar complicidades mucho más allí independentismo, con lo que antes de anunciarla en el Parlament Aragonès hizo una ronda con conjuntos de la oposición para informarles.

"El acuerdo de claridad es la herramienta que requerimos para solucionar el enfrentamiento político con el Estado. Por eso, deseo animar al mundo entero que desee enfrentar la resolución del enfrentamiento a implicarse. Por deber democrático, por respeto a la intención mayoritaria de la ciudadanía de Catalunya", ha concluido.

Al terminar su alegato Aragonès fué aplaudido por los consellers y los miembros del congreso de los diputados de ERC, el vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigneró, y el resto de consellers de Junts, salvo la de Investigación y Universidades, Gemma Geis, al tiempo que los miembros del congreso de los diputados de Junts tampoco participaron en la ovación.