• lunes 05 de diciembre del 2022
728 x 90

Aragonès cesa a Jordi Puigneró como vicepresidente del Govern

img

Lo destituye por la "pérdida de seguridad" al no haberle informado de la cuestión de seguridad

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, anunció este miércoles que cesa al vicepresidente de la Generalitat y conseller de Políticas Digitales y Territorio, Jordi Puigneró, por la "pérdida de seguridad política" al no haberlo informado de que Junts le propondría una cuestión de seguridad.

Lo dijo en una comparecencia en la Galeria Gòtica del Palau de la Generalitat tras reunirse primero a lo largo de 2 horas con el Govern de manera excepcional y después a lo largo de tres horas mucho más con el secretario general de Junts, Jordi Turull, para emprender la crisis entre los asociados del Ejecutivo.

Esta resolución se genera una vez que el martes en el Debate de Política General Junts propusiera que Aragonès se someta a una cuestión de seguridad si no específica de qué forma cumplir el acuerdo del Govern, y el presidente lo rechazara y emplazara a sus asociados de coalición a tomar una resolución "con celeridad" sobre si van o no del Ejecutivo.

"Es un paso que me duele, pero totalmente preciso para hacer mas fuerte el Govern de Cataluña. Personalmente, deseo que Junts siga formando una parte del Govern por el hecho de que creo que la tarea del último año es buena", expresó.

En la junta extraordinaria del Govern, Aragonès ha preguntado a los consellers de Junts uno a la vez que afirmaran si están según con la cuestión de seguridad y si conocían que se propondría.

Desde Junts, en un aviso han asegurado que sus consellers han apoyado por unanimidad esta cuestión de seguridad, pero fuentes de Presidencia de la Generalitat lo han negado y han afirmado que hubo divergencia de críticas.

Dada esta situación, y tras reunirse con Turull, Aragonès ha subrayado que "la situación vivida las últimas horas ha implicado una esencial pérdida de seguridad" en Puigneró por no haberle informado de que Junts le propondría someterse a una cuestión de seguridad, y de ahí que decidió cesarlo.

Fuentes de Presidencia han explicado que, tras la asamblea con Turull, el presidente informó a Puigneró de su cese en una asamblea en su despacho y más tarde el exvicepresidente abandonó el Palau de la Generalitat acompañado por el secretario general de Junts y la presidenta del partido, Laura Borràs, que a las 22.00 llegó al Palau pero no participó en la asamblea con Aragonès.

PIDE A JUNTS PROPONER UN SUSTITUTO

Aragonès ha asegurado que el cargo de vicepresidente va a quedar vacante hasta el momento en que Junts sugiera un sustituto, que espera que sea un individuo que asista a "rehacer confianzas que en estos instantes están en cuestión", y hasta entonces la vacante de la Conselleria se regirá con lo que dispone la Ley de Presidencia y del Govern.

Preguntado por si acaso, tras la asamblea del Govern, sostiene la seguridad en los otros consellers, ha reiterado que cesa a Puigneró por no haberle informado de sus proyectos de proponer una cuestión de seguridad para lograr reconducir la situación: "El resto de integrantes del Govern tienen mi seguridad".

RECHAZA LA CUESTIÓN DE CONFIANZA

El presidente ha criticado que, tras "tender la mano en sede parlamentarias para hallar resoluciones conjuntas a las solicitudes planteadas", Junts propuso que el presidente se someta a una cuestión de seguridad.

Aragonès ha insistido en que Cataluña precisa "unas instituciones que estén al cien% al servicio de la ciudadanía, un Govern unido y que tenga como máxima prioridad realizar mucho más simple la vida de la multitud".

"Esto no funciona con una cuestión de seguridad que puede abocar al país a la interinidad en el transcurso de un otoño y un invierno que a nivel popular y económico se prevén realmente difíciles", ha advertido.

En verdad, el presidente de la Generalitat ha iniciado su intervención pidiendo excusas a la ciudadanía en su nombre y en nombre del Govern, frente al "instante difícil económicamente y popular" que perjudica a varios hogares y familias por el incremento del coste de la vida.

De esta forma, ha sostenido que en instantes bien difíciles las instituciones tienen que "prestar al seguridad precisa que deja levantar la cabeza y levantar, y aquí resulta obvio que las desconfianzas no asisten a cumplir este propósito".

Ha reprochado que en las últimas semanas hubo "estruendos en ciertos ámbitos político" que se ha movido al Govern, complicando su tarea y ayudando a una desestabilización que distancia al Ejecutivo catalán de los ciudadanos, dijo.

"Las instituciones de la Generalitat no tienen la posibilidad de estar de forma permanente en cuestión", ha añadido Aragonès, que ha garantizado que el Govern proseguirá adelante tras el cese de Puigneró para realizar los compromisos que aceptó en su investidura.

Además de esto, ha destacado que su iniciativa de impulsar un convenio de claridad para sentar las bases de un referéndum efectivo "prosigue de pie".

Noticias de hoy más vistas