• jueves 02 de febrero del 2023
728 x 90

Anticorrupción deberá mudar su acusación en 'Kitchen' por la reforma de la malversación

img

La Fiscalía prevé un goteo de revisiones y hasta desmoronamiento de causas por los cambios en este delito

MADRID, 14 Dic.

La Fiscalía Anticorrupción deberá amoldar su escrito de acusación sobre la 'Operación Kitchen', relativa al presunto espionaje orquestado desde el Ministerio de Interior de Jorge Fernández Díaz contra el ex- tesorero del PP Luis Bárcenas para hurtarle información sensible, a la reforma del delito de malversación desarrollada por PSOE y ERC, según las fuentes fiscales consultadas por Europa Press.

La acusación de Anticorrupción en esta parte separada número 7 del 'caso Villarejo' está prácticamente llevada a cabo, esperando de que el Juzgado Central de Instrucción Número 6 dé ingreso al material terminado de la investigación llevada a cabo a lo largo de estos años, un movimiento que el Ministerio Público espera ya hace semanas.

No obstante, fuentes de esta Fiscalía Especial han adelantado que, de manera previsible, va a haber que mudar la acusación esbozada para ajustarla a la novedosa configuración del delito de malversación que han planteado PSOE y ERC, la que piensa liquidar las penas recientes allí donde se vea que no hay ánimo de lucro o donde la conducta delictiva consista en emplear el dinero para un fin distinto al pensado.

En 'Kitchen' ahora se conocen la acusaciones elaboradas por las acusaciones populares que ejercitan PSOE y Podemos, que demandan respectivamente una condena de 47 años y 41 años de prisión para el ex- ministro de Interior, al que la investigación judicial ha ubicado como el supuesto 'cerebro' de 'Kitchen', un operativo ilegal del que asimismo habrían participado su ex- secretario de Estado Francisco Martínez, el ex- DAO Eugenio Pino y comisarios como José Manuel Villarejo.

Otras fuentes de exactamente la misma Fiscalía avisan de que esa no va a ser la única causa donde haya que comprobar la acusación formulada, si al final el artículo aprobado por las Cortes Generales es el popular.

Además, las fuentes fiscales presagian que el goteo de revisiones no se restringirá únicamente a los escritos de acusación, sino se estima del mismo modo una sucesión de revisiones de condenas firmes, apuntando como un ejemplo a la activa generada por la entrada en vigor de la famosa como 'ley del solo sí es sí'.

Las citadas fuentes observan un tercer punto de encontronazo de la reforma de la malversación: la prescripción. Y ello por el hecho de que una caída radical de las penas acarrearía asimismo un desplome en los plazos de caducidad de los delitos.

La consecuencia, comentan estas fuentes, es que aquellas causas donde las indagaciones arrancaron en el momento en que la compromiso criminal se encontraba a puntito de expirar podrían tener que cerrarse si esta reducción de los tiempos aboca a la conclusión de que en el momento en que se abrieron por el momento no se podía perseguir penalmente.

No obstante, al tiempo remarcan que este encontronazo va a estar amortiguado por el hecho de que solo afectará a las situaciones que no hayan sido juzgados, con lo que los que tengan por lo menos una primera sentencia van a ser inmunes a este efecto.

Esta consecuencia se deriva del producto 131 del Código Penal, que vincula la cuantía de las penas a los plazos de prescripción, tal es así que "los delitos prescriben a los 20 años, en el momento en que la pena máxima señalada al delito sea prisión de 15 o mucho más años"; y "a los 15, en el momento en que la pena máxima señalada por la ley sea inhabilitación durante más de diez años o prisión durante más de diez y menos de 15 años".

Los delitos caducarán a los diez años, prosigue el precepto, "en el momento en que la pena máxima señalada por la ley sea prisión o inhabilitación durante más de 5 años y que no sobrepase de diez"; y a los 5 años para el resto ilicitos penales, "salvo los delitos leves y los delitos de injurias y calumnias, que prescriben por año".

Cabe rememorar que la reforma de la malversación dibuja tres teóricos diferentes: en el momento en que haya ánimo de lucro, sosteniendo las penas recientes (de 2 a 12 de prisión y 6 a 20 de inhabilitación); y 2 tipos nuevos: uno sin ánimo de lucro para "usos privados" (de 6 meses a 3 años de prisión y también inhabilitación de 1 a 4 años) y otro para en el momento en que lo malversado va a un fin distinto al sosprechado (de 1 a 4 años de prisión y 2 a 6 de inhabilitación).