• viernes 30 de septiembre del 2022
728 x 90

Ángela Dobrowolski se encara a tres años de prisión por falsificar talones a nombre de Josep María Mainat

img

   MADRID, 16 Jun. (CHANCE) -

   Nuevo golpazo para Ángela Dobrowolski, a la que se le amontonan los inconvenientes. Con múltiples juicios todavía atentos con Josep María Mainat - por el supuesto intento de homicidio y por saltarse la orden de alejamiento - la Fiscalía solicita en este momento tres años de prisión para la exmujer del productor de televisión por presuntamente falsificar talones a su nombre.

   Además de esto, la acusación pública asimismo pide en su escrito imponer a la alemana una multa de 3.600 euros y le asigna los supuestos delitos de estafa, falsedad reportaje y empleo de documento nacional de identidad por alguien no legitimado. El fiscal sostiene que en el mes de agosto de 2020, en el momento en que Ángela y Mainat estaban en trámites de divorcio y por el momento no convivían, fue en el momento en que ella accedió a un talonario de talones de una cuenta del productor.

   El talonario se encontraba en la vivienda que habían compartido y ella, sin permiso del padre de sus hijos, "rellenó de su puño y letra" un cheque por 1.200 euros simulando que se había entregado en pos de su hermana, introduciendo una firma falsificada de su expareja. Después, fue al banco para cobrar el cheque, exponiendo el DNI de su hermana y falsificó la firma de ella para recibir el dinero. El fiscal enseña que logró lo mismo con un segundo cheque, de 2.900 euros, que asimismo cobró fingiendo ser su hermana.

  El juicio por esta situación se festejará el próximo 6 de julio en Barcelona y podría representar el regreso a prisión de Ángela, que ha proclamado en alguna ocasión que antes de rememorar su peor pesadilla - estuvo en la carcel entre enero y julio de 2021 - sería con la capacidad de llevar a cabo una disparidad. Recordemos que entonces la exmujer de Mainat aceptó una condena de un año y 7 meses de prisión, que el juez le eximió de cumplir mientras que no delinquiese en un par de años, con lo que su independencia está de nuevo bajo riesgo.