• martes 07 de febrero del 2023
728 x 90

Anabel Pantoja tiene una reacción a la intención de su presunto hermano, 'Pinocho', de reclamar legalmente el apellido Pantoja

img

   MADRID, 7 Dic. (CHANCE) -

   Nuevo frente abierto para Anabel Pantoja. Cuando todavía no se han cumplido no un par de semanas del fallecimiento de su padre Bernardo, y después de las polémicas afirmaciones de su viuda Junko arremetiendo contra Isabel Pantoja - revelando entre otras muchas cosas que la 'culpó' de la desaparición de su hermano por no supervisar su nutrición, o que estando su marido de 'cuerpo presente' le advirtió que la iba a echar de la vivienda donde vive, propiedad de la tonadillera, y que no se llevaría nada de allí - en este momento entra en escena el supuesto hermano ilícito de la influencer.

   Luis, popularmente conocido como 'Pinocho', decidió ofrecer un paso adelante y tras distintas intervenciones en 'Sálvame' asegurando que es hijo bastardo de Bernardo Pantoja, que nuestro tío de Kiko Rivera se lo confesó más de una vez y que los deseos del hispalense era reconocerlo legalmente y ofrecerle sus apellidos antes de fallecer, va a comenzar los trámites para cumplir la 'última intención' de su padre.

   Así como han adelantado en el software de Mediaset, 'Pinocho' tendría pruebas para probar frente a un juez que es hermano de Anabel; la mucho más esencial, una prueba de ADN con un 99% de confiabilidad, que parece ser Luis no tendría inconveniente en reiterar en privado a fin de que la sobrina de Isabel Pantoja verifique por sí sola que él asimismo es hijo de Bernardo.

   Un especial tema sobre el que la influencer almacena silencio, dejando claro que si jamás se pronounció públicamente sobre 'Pinocho' no lo hará en este momento si bien el hispalense esté presto a batallar en los tribunales para llevar el apellido Pantoja y ser considerado un integrante mucho más del habitual clan.

    Muy seria, y absolutamente indiferente a las pretenciones de su presunto hermano de ser reconocido legalmente como hijo de Bernardo, Anabel ignora nuestras cuestiones, si bien su cara es un poema que deja entrever que no lo pasa bien con este tema. El instante, ¡ahora!