• sbado 01 de abril del 2023
728 x 90

Anabel Pantoja, excedida, exhibe su cara mucho más soberbia después de las últimas aclaraciones sobre su separación

img

   MADRID, 8 Mar. (CHANCE) -

  La separación de Anabel Pantoja y Yulen Pereira no deja de acaparar sucesos y, días una vez que se filtrase que el esgrimista dejó a la sobrina de Isabel Pantoja según aterrizó de la da un giro por Norteamérica de su tía, y que las causas que le dio fue que "no sentía lo mismo" y "no la había echado de menos", prosiguen saliendo a la luz novedosas aclaraciones.

  Tal y como cuenta este miércoles Lecturas, Yulen habría tomado la resolución hace un par de meses, pero planeó aguardar hasta el regreso de la influencer de Estados Unidos pues de esta manera se lo solicitó su madre Arelys Ramos, preocupada por el hecho de que la separación pudiera ofrecer al garete con su fichaje por 'Sobrevivientes'. Al parecer, no soportaba mucho más la convivencia y en el momento en que Anabel volvió ahora tenía las maletas fabricadas y todo listo para dejar el piso que compartían desde el pasado noviembre en el centro de Madrid.

  Eso no es todo, por el hecho de que la gaceta asimismo mantiene que el esgrimista fue infiel a su novia con Melania Puntas, algo que la modelo ha negado contundentemente en sus comunidades.

  A la vez, existe quien asegura que Anabel no estuvo 'quieta' y habría tenido un 'tonteo' mucho más que visible con el fisioterapeuta de su tía, David Rodríguez, con el que despilfarró cooperación y también intercambió comentarios de lo mucho más fogosos en comunidades a lo largo del mes que estuvieron de da un giro.

   Noticias sobre las que le hemos preguntado a la influencer que, excedida por estas aclaraciones sobre su historia privada, mostró su lado mucho más altivo. Así, huyendo de las cámaras y con el móvil inteligente en la oreja, Anabel no dejó de zigzagear incómoda por las calles de Madrid tras múltiples horas en un centro de estética, sin revelar de qué manera le ha sentado darse cuenta de que Yulen la deseaba dejar hace un par de meses y no lo logró por el hecho de que se lo solicitó su madre.

  Muy seria, vestida totalmente de negro y con un "hasta entonces, ciao" la prima de Kiko Rivera se subió apuradamente a un turismo sin aclarar qué hay de determinado en que el deportista le fué infiel.

  Minutos después Anabel llegaba a su casa y, con el pelo enfrente de la cara y claramente estresada, ha guardado silencio sobre los comentarios de que podría tener algo con el fisioterapeuta de su tía. El instante ¡ahora!