• martes 27 de septiembre del 2022
728 x 90

Ana María Aldón, sosegada y sonriente tras su reaparición en televisión

img

   MADRID, 21 Ago. (CHANCE) -

   Tras su reaparición mucho más franca en televisión, Ana María Aldón demustra que se está recobrando de a poco y que está tomando las bridas de su historia. Confirmando que hay una crisis matrimonio con José Ortega Cano por el que no posee intención de sguir peleando, la cooperadora de televisión dejó claro en su intervención en 'Es ya Verano' que no mencionó de divorcio con el diestro por su hijo.

   Desmintiendo muchas de las aclaraciones que se dieron en las últimas semanas sobre ella en televisión, Ana María afirma que Ortega Cano no cambió de nombre la vivienda familiar: "No tengo perseverancia de que haya cambiado de nombre la vivienda ni de que haya movimientos de ningún género. Mi marido tiene tres hijos y son los tres iguales. No me preocupa" ha reconocido la cooperadora en televisión. En cuanto a la febril y comentada discusión familiar, Ana María afirma que no fué ella la que hizo público ese desapacible episodio culpando a Gloria Camila de lo sucedido: "Lo que afirma es verdad, no fue en el jardín de la vivienda. No entraré en lo que ocurrió o se ha dicho por el hecho de que forma parte a la privacidad de mi familia, la que tengo en el hogar. Fue bien difícil equilibrar las conmuevas, insisto en que yo creía que habían entrado a hurtar. Me aguardaba cualquier cosa en casa" ha contado sobre el instante en el que llegó a su casa de Costa Ballena y se halló allí a José Ortega Cano sin tener conocimiento de que él se encontraba allí.

   Claramente con fuerzas para regresar a la escena pública tras estas semanas desconectada en las que ha asegurado que no mencionó con absolutamente nadie sobre lo que ha vivido, Ana María explicó públicamente: "No se ha roto nada, la que no soy igual soy yo. He cambiado por el hecho de que hay cosas que aceptaba y por el momento no permito". Tras su entrevista, vimos a Ana María saliendo de las instalaciones de Telecinco con la cara realmente serio para regresar al hotel en el que se hospeda en La capital española. Sin mediar palabra sobre sus afirmaciones en el software, Ana María entra rapidamente sin corroborar si se reunirá con el resto de la familia en las próximas horas.