• jueves 02 de febrero del 2023
728 x 90

Ana María Aldón revienta contra Ortega Cano: "Me estoy fatigando de no tener derecho a charlar de mi vida"

img

   MADRID, 12 Dic. (CHANCE) -

  Tarde singularmente intensa y dificultosa para Ana María Aldón, que ha revivido varios de los instantes mucho más lacerantes de su pasado en 'Celebración' al someterse a una regresión por hipnosis que no dejó a absolutamente nadie indiferente. Incapaz de contener las lágrimas, la andaluza ha debido confrontar de nuevo a los dramas que han marcado su historia; desde los pésimos tratos que ella como el resto de su familia padecieron por la parte de su padre al "trauma gordito" que supuso el nacimiento de su hija Gema en el momento en que solo tenía 17 años: "Aguardaba que viniesen mi madre y mis hermanas, pero me dejaron sola, cada una por sus fundamentos (...) El padre de mi hija sí que estuvo la noche del parto, pero yo estuve muchas noches sola en la silla de un hospital llena de puntos", ha recordado totalmente rota.

  Una soledad que como reveló volvió a vivir con la llegada de su segundo hijo, José María, fruto de su relación con José Ortega Cano, que entraba en prisión en el momento en que el niño solo era un bebé. "Otra vez sola. La situación de verme nuevamente sola con otro hijo y dejar al padre de mi hijo donde lo dejé fue espantoso" se ha lamentado, recordando lo muy duro que fue para ella mudarse a Zaragoza con su pequeño mientras que el torero cumplía condena en la prisión de Zuera.

  Declaraciones que han causado que Ortega Cano haya roto su silencio tras semanas distanciado del foco mediático para dejar en claro que él "no está para nada en concordancia" con lo contado por Ana María: "José afirma que no existió la soledad que tú has descrito. El apartahotel en el que estabas con tus hijos era muy digno y Aniceto y la persona que les asistía en el hogar estuvieron contigo" explicó Beatriz Cortázar tras charlar con el diestro.

    Una percepción la de Ortega que hizo reventar a la diseñadora, que no ha dudado en dejar en claro que está harta de que el torero como su familia cuestionen todas sus expresiones y sus sentimientos: "Mi todavía marido se marcha a aguardar a que yo concluya de charlar, por el hecho de que yo a eso que me refería es que yo me vi otra vez sola con un hijo sin el padre. Ya me estoy fatigando bastante a no tener derecho a charlar de mi vida. No puedo charlar pues todo sienta mal y estoy cansadísima. ¿No estoy en mi derecho a sentirme sola? Igual que ha reaccionado en este momento a eso que ha escuchado asimismo podía haber reaccionado a otras cosas que se dijeron y ni se ha inmutado. Estoy muy quemaíta".