• viernes 03 de febrero del 2023
728 x 90

Ana María Aldón diviértete con la compañía de su hijo después de las duras afirmaciones de José Ortega Cano

img

   MADRID, 2 Ene. (CHANCE) -

   Una navidad diferente para Ana María Aldón, quien hace solamente unos meses anunciaba su separación con José Ortega Cano. Un divorcio que no sorprendía a absolutamente nadie, en tanto que llevamos meses logrando sentir la clara distancia que había en el día a día de la pareja. A pesar de que todo parecía haber terminado de la mejor forma viable, semeja que el torero no soporta mucho más la situación.

   De esta manera lo vimos en el software ‘Celebración’ el pasado sábado, en el momento en que oímos la charla telefónica de Ortega Cano y Aurelio Manzano, donde el torero aseguraba lo mal que lo pasaba y cargaba contra su exmujer: "No hizo solamente que charlar mal de mí y de mi familia. Me semeja que está bien, que me deje relajado. Ya estoy cansado de que esta mujer hable tanto de mí de esa forma, ¿vale? Yo soy una aceptable persona".

   Unas expresiones que desmoronaron completamente a Ana María, que se vio asombrada al oír como su exmarido confesaba que podría tomar medidas legales próximamente: "Voy a llevar esto por la vía judicial". La cooperadora no ha podido reprimir las lágrimas frente a la amenaza del torero: “Me duele que afirme que lo único que he hecho fué eso. ¡He hecho tantas cosas! Si existe alguna personas a la que he respetado fué a él. No he ido contra su familia, todo lo opuesto, pero si él tiene ese término…”.

   Por el bien del pequeño, los dos deben continuar sosteniendo el contacto, puesto que la custodia del menor todavía es compartida. La diseñadora recogía a José María del que fue su residencia, al paso que el torero, andaba impasible sin no saludar a la madre de su hijo. Unas imágenes que hacen meditar que la relación entre los dos se está enturbiando.

   Después, Ana María asistía a un centro comercial al lado del pequeño, y de esta manera respondía siendo preguntada por su rencuentro con José Ortega Cano: "Por favor, voy con mi niño. No te diré nada. No te puedo mencionar mucho más nada". Más allá de estar claramente molesta, explota la ocasión para querer un feliz año a la prensa: "Feliz año para todos, para ti asimismo. Nos observamos a la vuelta".