• lunes 05 de diciembre del 2022
728 x 90

Ana María Aldón charla sin tapujos de su separación de José Ortega Cano: "No dormimos juntos"

img

   MADRID, 29 Ago. (CHANCE) -

  Ana María Aldón volvió este domingo a 'Es ya verano' y, como siempre y cuando visita un plató de televisión, nos dejó enormes sucesos sobre su (nula) relación con José Ortega Cano. Con mucho más fuerza y actitud que jamás - si bien ella confiesa que no está recuperada y tiene subidas y bajadas en las que está realmente triste - la andaluza ahora charla sin paños calientes sobre su grave crisis con el torero.

   De esta manera, más allá de que se resiste a vocalizar la palabra separación, la cooperadora no posee inconvenientes en corroborar que cada uno de ellos hace su historia y, pese a haber coincidido a lo largo de una semana en Costa Ballena, no comentaron: "Estamos conviviendo con nuestro hijo, pero no hicimos ningún plan los tres. No ingerimos juntos, yo no voy a la piscina, él entra, sale, baja con el niño... Llevamos una vida cordial, como mejor tenemos la posibilidad de llevarla".

   "En la vivienda hay tres habitaciones y no dormimos juntos. No seré una hipócrita y a maquillar la situación. Estamos atravesando esto y nos encontramos haciendolo de la mejor forma y sin soliciar permiso ni ofrecer explicaciones a absolutamente nadie por el bien de nuestro hijo" ha contado, insistiento de nuevo en que tras "ofrecer el cien% en este matrimonio" lo único que le preocupa es ya el "confort" de su niño y por el momento no espera nada de Ortega Cano.

   "Es una lástima haber llegado hasta aquí, pero asimismo es una lástima una patología, morirse, existen muchas penas en el planeta. Nosotros contamos una alegría que es nuestro hijo y lo haremos lo más bien que se pueda si nos dejan" ha añadido, asegurando que en el momento en que llegue el instante de charlar con el torero sobre su separación no deba ser ella quien saque el tema: "Quisiera que seamos los 2 pues somos 2 mayores".

   Revelando que todavía no está bien y que tiene temor de dejar Cádiz y a su familia para regresar a Madrid y retomar su día a día sin el acompañamiento de los suyos cerca, Ana María pone todo de su parte a fin de que la tristea y el llanto que la han acompañado este verano - entre los peores de su historia - queden atrás: "Tengo ganas de mirarme al espéculo y decir vamos a tirar cara adelante".

    "Deseo tener las fuerzas que estoy recobrando, que perdí. Cuando te hallas en esa situación te sujetas a un clavo ardiendo, yo le miro la cara a mi hijo" ha confesado, enseñando que antes de "sentirse deseada por otro hombre" - indudablemente una oración que deja claro que lo propio con Ortega Cano semeja no tener vuelta atrás - desea ser de nuevo exactamente la misma de siempre y en todo momento.

   Unas impresionantes afirmaciones que incrementan la brecha ahora que existe en el matrimonio y después de las que Ana María ponía con rumbo a un hotel en vez de al residencia familiar asegurando que va a combatir por su historia y por su hijo pero dando la callada por contestación a las cuestiones similares con su marido. ¡El instante, en el próximo vídeo!

Noticias de hoy más vistas