• domingo 25 de septiembre del 2022
728 x 90

AN rebaja la pena a 2 condenados por el 17A al estimar que no deseaban atentar con la explosión de Alcanar

img

AN rebaja la pena a 2 condenados por el 17A al estimar que no deseaban atentar con la explosión de Alcanar

Disminuye en diez años la sentencia inicial a Chemlal y Oukabir por una cuestión técnica de balance de los delitos

La Sala de Apelación de la Audiencia Nacional (AN) ha estimado medianamente los elementos presentados por 2 de los tres condenados por los atentados realizados el 17 de agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils, disminuyendo diez años, hasta los 43 y los 36, la pena de prisión impuesta en un comienzo a Houli Chemlal y Driss Oukabir, respectivamente, al estimar que no tenían una auténtica intención de atentar con la segunda explosión en casa de Alcanar.

El 27 de mayo de 2021, la AN condenó a Chemlal y Oukabir a 53 años y 6 meses de prisión y 46 años de prisión, respectivamente, por pertenencia a organización terrorista; tenencia, depósito y fabricación de substancias o aparatos explosivos de carácter terrorista; y estragos en tentativa de carácter terrorista en certamen con 29 delitos de lesiones por imprudencia grave. El tercer acusado, Said Ben Iazza, fue culpado a 8 años de prisión por colaboración con organización terrorista.

En este momento, la Sala ha ratificado los puntos escenciales de esa sentencia pero ha estimado relativamente los elementos presentados por Chemlal y Oukabir por una cuestión técnica, con lo que fija sus penas en 43 y 36 años, al tiempo que la del tercer culpado sigue en 8 años. Cabe rememorar que los jueces ahora establecieron el límite de cumplimiento máximo en 20 años de prisión.

Los jueces dan por buenos los hechos probados en el primer fallo, o sea, desechan condenar a los tres acusados por los 16 homicidos realizados por el resto de integrantes de la célula yihadista en Las Ramblas de Barcelona y en el recorrido marítimo de Cambrils, como solicitaban las acusaciones, pues insisten en que Chemlal, Oukabir y Ben Iazza no tuvieron conocimiento ni formaron parte de estas acciones terroristas.

Así, centran el análisis en lo ocurrido en casa de Alcanar, donde se guardaron los explosivos que la célula yihadista tenía pensado emplear y donde días antes se generaron 2 detonaciones, una donde murió el imán de la mezquita de Ripoll, Abdelbaki es Satty, y otra mientras que se hacían las tareas policiales y de desescombro que hirió de diversa gravedad a múltiples bomberos y agentes que estaban en el sitio, tal como a un operario.

La Sala piensa que debe aplicarse un certamen ideal entre el delito de estragos irresponsables y las lesiones ciertamente producidas pues cree que los recurrentes no tenían intención de atentar contra la integridad física de los vecinos, policías, bomberos y obreros que trabajaban en las trabajos de desescombro y búsqueda de rastros en Alcanar, con lo que debe imponerse la pena por el delito mucho más grave en su mitad superior.

"Esa sepa de dolo, no eventual, hace que no logren ser sancionados por las lesiones producidas a los 29 damnificados, encontrándonos frente a un certamen ideal y la pena a imponer es la pertinente al delito mucho más grave, los estragos irresponsables, en su mitad superior", que se específica en 4 años de prisión, el nivel máximo, "dada la suma gravedad de la imprudencia cometida", señala. Para el resto delitos sostiene exactamente las mismas penas.

LOS ATAQUES EN LAS RAMBLAS Y CAMBRILS

En exactamente la misma línea, la Sala coincide con el tribunal sentenciador en que, de la prueba practicada y los hechos establecidos por el juez instructor, no puede deducirse que los tres condenados tuviesen conocimiento de la intención de sus compañeros --todos muertos-- de atentar en Las Ramblas y en Cambrils cuando se generaron las detonaciones en casa de Alcanar.

Los jueces comentan que, más allá de que las acusaciones esgrimen que podrían ser condenados por los delitos de homicidos y lesiones perpetrados en Barcelona y Cambrils, se fundamentan únicamente en su integración en la célula yihadista, su adoctrinamiento de años y distintos hechos que son constitutivos de los delitos por los que han resultado condenados, "pero no son rastros ni prueba bastante" para sentenciarlos por los otros ilegales.

"Han quedado fuera de su dominio, y esto independientemente de que prepararan un enorme atentado, probablemente de gravísimas secuelas, contra un propósito no bastante preciso, en datas repentinas, según puede deducirse del escrito, probablemente de reivindicación del atentado, de fecha 20 de agosto de 2017 y del alquiler de las furgonetas", indican.

A este respecto, razonan que "no puede confundirse la compromiso penal que piensa la pertenencia a la organización criminal con la exigible por la comisión de los diferentes delitos que logren llegar a ejecutarse en su seno, puesto que (...) es imposible entablar presunciones de compromiso por los delitos específicos ejecutados derivadas del mero hecho de ser miembro de la organización".

DESCARTA LA RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL DEL ESTADO

La Sala asimismo repudia la intención de ciertas acusaciones de declarar la compromiso familiar del Estado, con lo que piensan una inexplicable desidia como no había adoptado las precauciones primordiales para impedir la venta de explosivos que dio rincón a los hechos de Alcanar, los que por su parte terminaron provocando los atropellos masivos.

Los jueces ven "humanamente comprensible" la petición de la familia del menor fallecido en Las Ramblas sobre la compromiso civil del Estado, que sería subsidiaria de Chemlal y Oukabir, pero sostienen que no puede ser atendida por el hecho de que no tienen la posibilidad de ser encausados por los hechos sucedidos en Barcelona, sin perjuicio --agregan-- de los derechos que les reconoce la Ley de Víctimas del Terrorismo.

Además, desechan utilizar una rebaja en las penas por la atenuante de dilaciones incorrectas, como demandaban los condenados, recordando en este sentido que el tribunal dictó sentencia 3 meses y diez días una vez que acabara el juicio, un tiempo que piensan que no puede calificarse de increíble y también indebido o que haya producido algún género de indefensión, sabiendo la dificultad de la causa, con 64.310 folios, 30 partes presentadas y 32 días de vista oral.

Por otra parte, la Sala cree del mismo modo de manera parcial los elementos de 4 víctimas de Las Ramblas para integrar como probadas las conclusiones de los reportes médicos sobre las lesiones y consecuencias que padecieron por los atentados.

De igual forma, acepta relativamente el recurso de cinco Mossos d'Escuadra que terminaron lesionados en la explosión de Alcanar, apreciando la situación singularmente traumática sufrida por los agentes y las secuelas que para cada uno tuvo el atentado, con lo que acuerda acrecentar sus indemnizaciones, siempre y en todo momento en el límite del total pedido.