• viernes 03 de febrero del 2023
728 x 90

AN abre una exclusiva línea sobre las 'cartas bomba' a Sánchez y otros organismos para llevar a cabo una investigación tecnológica

img

MADRID, 3 Ene.

El juez de la Audiencia Nacional (AN) que inspecciona el envío de una secuencia de cartas fulminantes a diferentes instituciones ha acordado abrir una exclusiva línea de investigación en la causa para hacer una sucesión de pesquisas de carácter tecnológico.

Fuentes jurídicas han explicado a Europa Press que el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 4, José Luis Calama, ha abierto una parte separada segrega en este trámite, que se inició el mes pasado de noviembre.

Desde entonces, el magistrado averigua en el envío de una secuencia de misivas que contenían material pirotécnico. Una de ellas fue remitida al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, el pasado 24 de noviembre, una vez que los servicios del Departamento de Seguridad de Presidencia del Gobierno, en las tareas de cribado y filtrado de la correo, detectasen un envío postal sospechoso. Se trataba de un sobre dirigido al presidente del Gobierno que había sido remitido por correo postal ordinario.

Ese sobre sería afín por sus peculiaridades y contenido a los recibidos por la Embajada de Ucrania y la Embajada de Estados Unidos en Madrid, por la compañía Instalaza en Zaragoza, por la Base Aérea de Torrejón y por el Ministerio de Defensa.

En el marco de esta causa, el juez Calama tomó declaración el pasado 22 de diciembre a los causantes de seguridad de los órganos que han recibido una sucesión de cartas fulminantes. Estos, según apuntaron fuentes jurídicas a esta agencia de novedades, corroboraron frente al magistrado la versión que ofrecieron frente a la Policía, y que incluía datos específicos sobre el aspecto de los packs.

El instructor tomó declaración ese día, específicamente, a los causantes de seguridad de Presidencia del Gobierno, a los profesionales de seguridad del Ministerio de Defensa, al jefe de Seguridad de la Embajada de EEUU en Madrid, al vigilante de la Embajada de Ucrania al que le explotó la carta y a los pertenecientes del servicio de seguridad del Centro de Satélites de la Unión Europea con origen en Torrejón.

Después de esta ronda de afirmaciones, el magistrado todavía tiene pendiente tomar declaración al trabajador de la compañía de Zaragoza Instalaza, que asimismo recibió una carta explosiva.